Mundial de Resistencia

La cura de la felicidad de Alonso en el WEC

Fernando Alonso. /Efe
Fernando Alonso. / Efe

La disputa de las 6 horas de Fuji con Toyota permite al asturiano recuperar el buen ánimo al saberse máximo favorito para luchar por la victoria junto a sus compañeros Buemi y Nakajima

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Cuando Fernando Alonso acabó el pasado GP de Japón de Fórmula 1, sus sensaciones no eran ni positivas ni negativas: eran las habituales. Lejos de la zona de puntos, sin opciones para pelear en condiciones siquiera por un 'top 10', con un coche prácticamente inconducible y a todas vistas menor para lo prometido… Pero no se enfadó. El asturiano simplemente sacó su habitual y estoica cara de resignación, a sabiendas de que le queda muy poco que sufrir en Fórmula 1, dulce dolor que le ha dado todo lo que es como deportista durante casi dos décadas.

En el desplazamiento de Suzuka a Fuji ha visto cómo su rostro ha conseguido una mueca mucho más amable. Alonso pasa de pelear por ser decimocuarto y gracias, a que su objetivo sea la victoria para apuntillar más aún un liderato que se vio reducido a la mínima expresión por una sanción administrativa. El regreso del Mundial de Resistencia a la vida del piloto español supone la mejor cura posible para las heridas que le deja la Fórmula 1. Junto a Sebastien Buemi y Kazuki Nakajima ha encontrado un grupo de trabajo que no sólo le permite ganar carreras y entrar en la historia del automovilismo con las 24 horas de Le Mans, sino también volver a sentirse piloto ganador.

Y eso que dice que él no es más feliz corriendo en el WEC, sino que aquí pelea por victorias, y en la F1, simplemente, no. «Si me sacan una foto ahora aquí, dirán que nunca me han visto una sonrisa como la de hoy durante ningún otro fin de semana de Fórmula 1, porque es lo que he estado leyendo durante todo el año. Luego, cuando regreso a la F1 tengo exactamente la misma sonrisa, pero no escriben esto. Aquí el ambiente es diferente, eso es cierto. Es más abierto, más relajado, sí», admitía en uno de sus primeros encuentros con la prensa del fin de semana.

«Aquí estamos luchando cada carrera por la victoria, por la 'pole' y por ser campeón del mundo» Fernando Alonso

«Aquí estamos luchando cada carrera por la victoria, por la 'pole' y por ser campeón del mundo. Ese estrés y esa adrenalina también es diferente que en la F1; pero en ambos casos, más o menos relajado, estás muy concentrado y enfocado», señaló ante los medios.

Sin margen de error tras la pifia de Silverstone

Toyota afronta la carrera de Fuji, cuarta cita del campeonato, con el mal sabor de boca que les dejó la descalificación de Silverstone. Esos escasos milímetros que pulieron en el fondo plano del TS050 dejaron al equipo germano-japonés muy tocado, tanto en lo anímico como en lo relativo a su capacidad de gestión. La prensa especializada fue muy dura con ellos, dado que no entienden cómo una estructura tan hiperprofesionalizada en un contexto de absoluto favoritismo frente a sus rivales pudo caer en un error tan básico.

Pascal Vasselon, director técnico de Toyota Gazoo Racing, admitió que es un asunto sobre el que han reflexionado mucho para preparar la carrera de Fuji. «Es algo que tenemos que evitar totalmente. Una descalificación tiene un montón de cosas muy negativas, sobre todo y obviamente, en la clasificación del campeonato; y no es la imagen que queremos dar en Toyota», señaló.

Esa presión aumenta en el circuito de casa, que para Toyota es, literalmente, su hogar. La empresa nipona es dueña del trazado que se extiende con el volcán japonés al fondo, donde realizan las pruebas para los bólidos que fabrican en su sede central (el del WEC se hace en Colonia, Alemania) y donde esperan más público apoyándoles. La idiosincrasia de trabajo para este fin de semana es ligeramente distinta, ya que tendrán muchas más miradas puestas en ellos que en otras citas.

Cualquier despiste, como ya aprendieron en Silverstone, les puede costar caro. El campeonato del mundo está en un puño, pese a que Toyota prácticamente compite en otra categoría en comparación con sus rivales. Buemi, Nakajima y Alonso son líderes con 65 puntos, pero tienen sólo dos de ventaja frente a Gustavo Menezes, Mathias Beche y Thomas Laurent, de Rebellion, que fueron los proclamados ganadores de la carrera de agosto en el trazado británico. Toyota no puede fallar y en Fuji, mucho menos.

Fotos

Vídeos