La Cuna hace las Américas

«Estuve en zona de combate cuatro años, aprendí a convivir con situaciones de tensión y por eso quise ser coach», afirma Michael Torres Un exmilitar importará el modelo del Circuit para formar pilotos en Estados Unidos

MOISÉS RODRÍGUEZ VALENCIA.

Para Michael Torres, correr en motos es como un juego. Estresante, pero un juego al fin y al cabo. Estadounidense afincado en Miami, formó parte nueve años del Ejército norteamericano, en los departamentos de policía militar y de inteligencia. Destinado en Kosovo, Afganistán e Irak sabe de sobra lo que es vivir al límite y tener que tomar decisiones trascendentales en una décima de segundo y bajo presión. «Estuve cuatro años en zona de combate. Allí aprendes a gestionar la presión en cada momento. Por eso me quise convertir en coach», afirma.

Porque el sargento Torres se hartó de la vida marcial. Sintió que quería sumergirse en otras batallas. Se labró un futuro como entrenador de deportistas y empezó a llevar la preparación de runners. Trató de involucrarse en otras modalidades mientras se formaba en la aplicación de la tecnología en la competición.

Esa es, resumida, la historia de Michael Torres, por cuyo torrente sanguíneo corre también la gasolina. «Un padrino mío competía en flat track cuando yo era pequeño y por eso siempre me ha llamado la atención el motociclismo», comenta.

La idea es implantar el modelo de la Cuna en EE UU y traer chavales al centro de alto rendimiento «La tecnología está muy implantada en la élite, pero en la base se necesita aún más», asegura TorresMichael Torres

Por ello decidió que quería formar pilotos estadounidenses que llegaran a ser estrellas de las dos ruedas, y empezó a buscar por Europa un modelo que le cuadrase. «Un amigo de Miami que se dedica a las inversiones lo es también de Gonzalo (Gobert, el director del Circuit). Me habló de la Cuna de Campeones y me interesó, porque eso no existe allí. El nos ha puesto en contacto», relata.

Michael Torrres ha estado unos días por Cheste. Se ha empapado del funcionamiento del Circuit, ha observado el desarrollo del Gran Premio de la Comunitat y los test de MotoGP de estos días y, sobre todo, le han explicado in situ cómo trabaja la Cuna dirigida por Julián Miralles.

«Me gusta la Cuna y quiero implantarlo en Estados Unidos. Como coach, trabajo la vertiente psicológica, física y académica de los chavales. Debe ir todo unido», señala Michael Torres, que quiere empezar a trabajar cuanto antes. Establecerá una estructura piramidal con la base desde las minimotos, con la puesta en marcha de una Cuna de Campeones a modo de franquicia. A partir de ahí se nutrirá de pilotos el American Talent Team y nacerá la American Talent Cup, un campeonato que podría equipararse con el Mundial junior (el FIM CEV).

«Mi intención es crear puentes entre Estados Unidos y Europa», señala. Y esos lazos, a tenor del modelo que quiere implantar, serían duraderos. Porque en su proyecto también tiene en cuenta el recién puesto en marcha centro de alto rendimiento de Cheste: «Me gustaría que los chavales que destaquen en la American Talent Cup puedan acabar de formarse en este programa», asegura.

Torres ha asesorado en este sentido en los grandes campeonatos americanos, como la NBA o la NHL y no descarta «a largo plazo» crear también un centro de alto rendimiento en Norteamérica. «De todas formas, esos puentes creo que es necesario que se mantengan, porque para que nuestros chicos testen realmente su nivel tendrán que seguir viniendo a competir a Europa», precisa.

En el modelo del sargento Torres, la tecnología tendrá un papel determinante. De hecho, realiza una reflexión sobre su uso en el deporte. «Me he fijado que está muy implantada en la alta competición del motociclismo, pero no tanto en la base. Yo pienso que es justo al revés: los pilotos en la fase de formación la necesitan igual, o aún más», reflexiona.

Su proyecto pretende a largo plazo volver a poner a pilotos estadounidenses en la élite del motociclismo. Que un norteamericano vuelva a ser campeón de la categoría reina, como Nicky Hayden en 2006. «También quiero desarrollar mi carrera como coach a nivel internacional, formar a chavales de aquí y de allá», concluye.

 

Fotos

Vídeos