MOTO3

La Catedral inspira a Canet y a Masià

Canet rueda por delante de Martín, durante la carrera de ayer en Assen. / estrella galicia
Canet rueda por delante de Martín, durante la carrera de ayer en Assen. / estrella galicia

El piloto de Corbera vuelve al podio en un gran fin de semana en que sólo cede ante Martín

B.GONZALEZ/M.RODRÍGUEZ

assen/valencia. Hace un año, Arón Canet ganó en Assen pero casi pierde el avión de regreso a casa. Le tocó hacer vuelta rápida por el aeropuerto con el trofeo abrazado. «Pesaba lo suyo, ¿sabes?», bromea cuando recuerda la anécdota. Durante unos minutos, hasta que hubo embarcado, las pulsaciones se le subieron a mil. Esta temporada, su paso por Holanda le sirve para recuperar la calma y retomar el plan inicial, después de cinco carreras con resultados discretos, sobre todo los sendos ceros en los dos GP españoles, Jerez y Montmeló. El segundo puesto sirve al de Corbera para reengancharse en la lucha por el título y ganar en confianza. «Es un circuito que se me da bien, es verdad. Tenemos que ir carrera a carrera y ya pensar en Alemania. Si trabajamos así, la victoria llegará», analizó.

La ha rozado, igual que Jaume Masià está cerca de pisar por primera vez en su vida un podio del Mundial. El otro valenciano en Moto3 se ha mostrado como un piloto rápido pero con demasiada facilidad para verse afectado por las caídas. «Al final cuando te vas al suelo es porque intentas seguir el ritmo y aprietas un poco más de lo que puedes», afirmaba ayer el de Algemesí al pronunciarse sobre los incidentes de McPhee y Bezzecchi en el grupo delantero y que le permitieron acabar cuarto.

«Tenemos que seguir trabajando. Estamos cerca, pero aún nos queda un poco para merecerlo», aseguraba ayer Masià, relajado en el mismo aeropuerto donde en 2017 se llevó el sofoco Canet. «Tengo el vuelo a las 20. Estoy comiendo algo», precisó el valenciano. Eran sus primeros momentos de descanso. Tanto él como Canet se tomarán un leve respiro tras un gran GP.

El de Corbera está lejos del nuevo líder, Adrián Martín. Sin embargo, los 20 puntos conseguidos y el ejemplo Bezzecchi dan pie al optimismo. El italiano parecía comandar con firmeza la categoría pequeña, pero cedió las riendas al madrileño en la penúltima vuelta de Assen. El piloto de Gresini sufrió el viernes una caída que le dejó muy dolorido de su pierna derecha, tanto que apenas podía apoyar el pie. Después de una noche complicada, y con el temor de no saber si podría terminar el GP, afrontó el principio del sábado con cierta cautela, para apretar en el entrenamiento oficial y recuperar la confianza física. Incluso logró la pole. Aunque lo importante iba a venir el domingo, más teniendo en cuenta los tres ceros de las cuatro últimas carreras (Jerez, Le Mans y Montmeló).

«Creo que Canet y Enea (Bastianini) son los que más ritmo tienen para poder pelear por la carrera», apuntaba, en una quiniela en la que también incluía a Bezzecchi, líder de la general. Y acertó de pleno. Estos tres, más McPhee, se jugaron la victoria y el podio casi hasta el final, pese a que el propio Martín, Canet, e incluso Bezzecchi de manera tímida, habían intentado romper el grupo. Casi hasta el final porque primero McPhee y después Bezzecchi terminaron por los suelos. Un incidente este último trascendente para la general y que dejaba en bandeja un domingo redondo para el madrileño, que antes de esta caída ya había lanzado su potente ataque.

«Martín ha apretado mucho en las tres últimas vueltas y me ha resultado imposible pelear por la victoria», reconoció Bastianini, tercero al final, después de perder el duelo con Canet, que reapareció en un podio después de haber sumado dos segundos puestos en las dos primeras carreras de 2018. El piloto madrileño reforzó su papel de hombre fuerte de la categoría, además, recuperando el liderato.

Canet, siempre ambicioso, estaba contento con su segundo puesto pero le escocía no haber logrado la victoria. «Pensaba que la estrategia buena era quedarme al final del grupo. Jorge (Martín) ha dado un tirón en la última vuelta y se nos ha escapado. Él ha sabido aprovechar ese punto de fogosidad que tiene en las carreras. Ahora seguimos quintos pero a sólo 24 puntos del primero. Creo que nuestro objetivo debe ser luchar carrera a carrera y buscar la victoria que esta temporada todavía se está resistiendo», comentó el piloto de Corbera. Allí, en su localidad natal se preparará para estar en lo más alto del podio dentro de dos semanas en Sachsenring.

«Me han dicho que es un circuito complicado. Ahora quiero relajarme un día y luego empezaremos a prepararlo», indicó un satisfecho Masià, que fue el primero del segundo grupo. «Me estoy sintiendo muy bien en las últimas carreras y esto ya no es una casualidad», comentó. «Ha sido complicado porque no he salido bien. He conseguido remontar durante tres o cuatro vueltas y me ha tocado pelear en el segundo grupo. La moto era inestable por el aire, he tenido un par de sustos, pero la he podido controlar», señaló el piloto de Algemesí. Supo aprovechar la chicane para colocarse primero de su grupo y certificar u, hasta ahora, mejor resultado mundialista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos