Barreda abandona y Sainz se queda tirado en una zanja

Barreda, a bordo de su motocicleta, en el rally Dakar. / efe
Barreda, a bordo de su motocicleta, en el rally Dakar. / efe

Un helicóptero rescata al valenciano atascado en un barrancoEl piloto madrileño rompe la suspensión de su Mini en un agujero y pierde todas sus opciones en el Dakar

DAVID S. DE CASTRO

No ha habido ni que esperar a la temida etapa maratón para que el Dakar se tome sus primeras víctimas. La tercera etapa de esta edición 2019 estrenaba las dunas de Araqui como escenario, y ya ha dejado huella entre los participantes. Especialmente entre los españoles. El valenciano Joan Barreda verá lo que resta de Dakar desde la televisión, ya que se vio obligado a abandonar tras perder el rumbo en el punto kilométrico 43 y quedarse atascado en un barranco sin salida. Fue una jornada muy complicada para los pilotos de motos, ya que otros favoritos (Price, Brabec y Walkner, entre otros) también se dejaron muchísimo tiempo en las arenas peruanas.

Tampoco fue el día para Carlos Sainz. El madrileño rompió la suspensión de su Mini al llegar a una zanja, perdió tres horas y, con ello, sus opciones de reeditar el título. El madrileño se resignaba, pero es ciertamente doloroso para él, ya que había aguantado bien el pulso con los demás favoritos en coches. No fue el único en caer: Giniel de Villiers, otro de los clásicos dakarianos, tuvo una avería que le dejó fuera.

Aunque en este 2019 no llegaba en plenitud física, Joan Barreda se había convertido en la gran esperanza española para llevarse la victoria. Tras dos etapas inmejorables, en las que había conseguido salvar el difícil arranque del raid, se encontró con una tercera criminal. Sus opciones se quedaron en el kilómetro 143. La navegación por arena, que es el elemento sobre el que se mueve este año el Dakar, supuso una pesadilla para él, y tras errar el rumbo, acabó por detenerse a esperar la evacuación. Ni siquiera pudo reemprender el camino correcto, ya que se quedó atascado en un barranco, literalmente. «Es un día triste, porque he salido muy bien, apretando a los pilotos que iban abriendo pista. Arriba en las montañas con mucha niebla, sin visibilidad. Hemos llegado a un 'waypoint' y había un barranco con muchas rocas, he intentado girar y dar la vuelta. He visto a Walkner, que sí pudo dar la vuelta, y a partir de ahí quería subir, pero no podía. He bajado para buscar una salida, pero era imposible. Cada vez estaba peor», se resignaba.

El varapalo para 'Bang-Bang' ha sido muy fuerte, ya que en esta edición parecía que había conseguido encontrar el ritmo suficiente para sujetar a las hordas de KTM, los grandes dominadores de los últimos años en las dos ruedas. La imagen de Barreda subido al helicóptero de la organización para regresar al vivac del Dakar lo dice todo. Es el cuarto abandono del valenciano de Honda en las nueve participaciones que ha disputado. La victoria del día fue para Xavier de Soultrait.

 

Fotos

Vídeos