Arón Canet: «¿Cinco pilotos jugándonos el Mundial en Cheste? Sería muy, muy bonito»

Arón Canet, en el box de su equipo en Sachsenring durante el GP de Alemania. / estrella galicia
Arón Canet, en el box de su equipo en Sachsenring durante el GP de Alemania. / estrella galicia

El piloto de Moto3 considera la gira asiática determinante y ve como rivales a Jorge Martín, Bezzecchi, Bastianini y Di Giannantonio

MOISÉS RODRÍGUEZ VALENCIA.

Arón Canet afronta el GP de Austria que arrancó ayer con el subidón de estar a menos de una carrera del líder del Mundial de Moto3, Marco Bezzecchi, que cuenta con 133 puntos por los 112 del valenciano. «¡Sí, ya lo tengo ahí!», proclama tras su segundo puesto del domingo pasado en Brno. Pese a ello, el de Corbera no se mueve un milímetro del discurso de 'el objetivo es estar siempre en el grupo delantero' con el que empezó la temporada en Catar. «Yo voy a seguir con lo mismo de siempre», avisa el valenciano, que ha exprimido las vacaciones para regresar relajado y centrado en el trabajo.

-En Brno no ganó, pero imagino que habría firmado el segundo puesto antes de las vacaciones...

-No lo sé, aunque es cierto que me marché enfadado después de lo de Sachsenring (quedó quinto en una carrera que ganó Jorge Martín, entonces líder sólido). Volver de vacaciones siendo segundo es positivo, pero hay que seguir trabajando.

«Tengo ofertas y no estoy acabando las carreras el 20. Si quisiera firmar un contrato ya, lo haría»

-A pesar de su discurso, sí es cierto que ese resultado abre un nuevo panorama, y más con la lesión de Jorge Martín (está en Austria recién operado, pero ya ha avisado de que no arriesgará y, por ejemplo, no correrá en mojado).

-Sí. A ver, yo no debo estar pensando todavía en luchar por el campeonato, pero lo tenemos siempre en mente. Al final esto se ajusta cada vez más porque queremos llegar todos al final con opciones.

-Son comedidos, pero por las declaraciones se nota que en el equipo miran la clasificación...

-¡Y tanto! Queremos luchar por el Mundial, las cosas como son.

-¿Se ve ahora más fuerte?

-No, yo me veo fuerte. Llevo toda la temporada trabajando igual, yo me veo fuerte y ahora estoy más motivado todavía.

-¿Desde la caída de Jerez quizás tenía algo de ansiedad?

-¡No se crea! Lo que he cambiado ha sido el planteamiento de carrera, de no darme por vencido en ningún momento y así se vio en Brno.

-Dijo que el de 2018 sería el Mundial más igualado de la historia en Moto3 y se está cumpliendo...

-Así es, diría que el más complicado hasta ahora.

-El año se vio a Joan Mir líder sólido desde el inicio, ¿cuándo cree que habrá un líder sólido?

-Este año no hay manera porque estamos peleando cuatro pilotos rápidos. No creo que se dé. Vamos persiguiendo objetivos poco a poco y el mío es lograr una victoria.

-Es lo que le falta en 2018, ¿por qué cree no la ha logrado todavía?

-Al final en carrera se dan situaciones en la que también dependes un poco de la suerte. Por ejemplo, si en Brno no me hubiera molestado Jakub Kornfeil en la contrarrecta, igual hubiese peleado por la victoria. En la pista no sólo dependes de ti.

-¿Cree que ha llegado ya el momento en que se defina un poco más la lucha por el Mundial?

-No, todavía no, eso suele suceder en la gira asiática. Si va todo bien hasta entonces puedo decir: '¡Venga, vamos a por el campeonato!'. Por el momento debemos seguir trabajando como hasta ahora.

-Además, la gira asiática es esta temporada más larga...

-Sí. Normalmente en la gira asiática o llegas ya campeón o es muy fácil liarla. Son cuatro carreras seguidas y debes saber llevarlo. Por ejemplo, el año en que Kent fue campeón llevaba una barbaridad de puntos y casi no sale líder de allí.

-Nico Terol también pasó un momento crítico el año en el que luego fue campeón de 125...

-También me acuerdo. Los nervios pueden pasar una mala jugada.

-¿Le puede suceder a Canet?

-No creo. No soy nervioso y se planteármelo todo bien.

-Hay un circuito nuevo en la gira asiática. ¿Va a ser determinante a favor del que mejor se adapte?

-Pienso que no porque al final todos somos pilotos rápidos y nos adaptaremos bien a Tailandia.

-¿Lo conoce, aunque sea a través de la vídeoconsola?

-Si le digo la verdad, aún no lo he probado ni en la consola. Ya lo haré cuando se acerque el GP.

-¿Y su futuro cuándo lo abordará?

-Cuando lo diga el equipo. Todavía no sé nada, tenemos que negociar aún varias cosas.

-Las parrillas son una especie de puzzle. Cuando ve que se van firmando contratos y se colocan las piezas, ¿le inquieta?

-Sí, al final es todo un rompecabezas. Hubo un momento de la temporada que sí, ahora ya no.

-Leyendo entre líneas, que más o menos lo tiene claro.

-No, simplemente es porque tengo ofertas y porque no soy un piloto que esté quedando el 20. No tengo nada cerrado ni mucho menos, pero tampoco estoy nervioso. Si quisiera cerrar algo ya, lo haría.

-Le he leído en una declaración reciente que quiere estar en Moto2 en 2019, pero que tampoco le preocupa. ¿Hasta que punto es importante subir ya de categoría?

-No lo sé, he de analizarlo pero tampoco tengo prisa.

-¿Cómo encajaría tener que correr otro año en Moto3?

-Bien, yo creo que volvería a luchar por ganar el campeonato.

-¿Aunque lo ganase este año o entonces ya sería insostenible?

-Sí yo decidiese quedarme en Moto3, aunque luego fuera campeón en 2019 correría en esta categoría.

-¿A quiénes ve como rivales en la lucha por este Mundial?

-Veo a cuatro pilotos muy rápidos: Jorge Martín, Bezzecchi, Di Giannantonio y Bastianini.

-¿Cree que la lucha será hasta el final? ¿Imagina una última carrera en Valencia con cinco pilotos peleándose por el título?

-Creo que sí y sería muy, muy bonito un desenlace así.

-Para el aficionado, porque para usted...

-Para mí, si pudiera tenerlo resuelto antes mucho mejor.

-Le costaría dormir esa semana...

-¡Y tanto! Pero todavía queda mucho para eso. Ahora hay que seguir trabajando para llegar con opciones.

Fotos

Vídeos