Alonso no correrá las 500 millas de Indianápolis

Alonso no correrá las 500 millas de Indianápolis

La debacle se confirmó en la repesca a la que cayó el piloto asturiano: se la jugó con otros cinco pilotos y quedó el cuarto de ellos por lo que no podrá luchar por la Triple Corona

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Increíble, pero cierto: Fernando Alonso no pasó el corte mínimo y no se clasificó para las 500 millas de Indianápolis. El asturiano y McLaren han consumado un fracaso absoluto, en el que ambos (especialmente el equipo) quedan muy señalados después de la desastrosa actuación que han protagonizado en la 103ª edición de la mítica prueba en el óvalo americano. Condenado al 'Last Row Shootdown', una suerte de repesca, Alonso se vio fuera en el último instante.

La resolución de uno de los días más tensos de la carrera de Fernando Alonso llegó tarde. Mucho más tarde de lo previsto. Al asturiano le ha tocado bregar con la lluvia en todas las competiciones en las que ha participado en 2019, hasta el punto de que empieza a ser necesario en las zonas donde haya sequía. En otro tipo de circuitos, el agua no sería más que un elemento extra para darle emoción y tensión a la disputa de la carrera, pero en el óvalo de Indianápolis es letal: si la pista está mojada, no ruedan. Es pura física: las probabilidades de perder tracción a más de 340 km/h y acabar estrellado contra el muro son altísimas si hay agua en el asfalto, especialmente los temidos regueros que se forman al filtrarse desde el exterior del anillo, por lo que es habitual que se cancelen estas sesiones si hay lluvia.

Y el chaparrón que cayó durante toda la jornada en Indianápolis fue de los que hacen historia. Nadie se atrevía a decir cuándo iban a salir, dado que no sólo hacía falta que escampara durante un momento, sino que diera tiempo a que los camiones con las turbinas secaran por completo la pista (un proceso que se alarga entre una hora y media y dos horas), además de los 40 minutos necesarios para la disputa de la sesión. El 'Last Row Shootrun' de este año fue más emocionante de lo previsto por este factor: lo que debía disputarse en torno a las 18:15 (hora peninsular española) acabó celebrándose a partir de las 22:30.

Una vez realizadas las pertinentes pruebas, llegó la hora de la verdad. El orden de salida para hacer un 'stint' de cuatro vueltas fue: Hinchcliffe, Chilton, Alonso, Karam, O'Ward y Kaiser. Los seis pilotos salieron para jugarse el mínimo exigible: clasificarse para la carrera. Tres de ellos cerrarían la parrilla, los otros tres harían las maletas No había margen de fallo para ninguno, y después de la desastrosa semana de McLaren y el español, su candidatura cayó notablemente entre los favoritos. Cuatro vueltas y el promedio de velocidad sería el que determinaría quiénes iban a pasar.

La expiloto Danica Patrick, que conoce bien lo que son las 500 millas de Indianápolis (las disputó siete veces y subió al podio en una, en 2009, cuando fue tercera) descartaba al español de pasar el corte. De hecho, sus compañeros de retransmisión también le dejaban fuera. La sensación de desastre en torno al proyecto de McLaren era tal que los escasos 0.020 mph que le dejaron fuera del corte el sábado se convirtieron en un mundo. Máxime cuando entre el sábado y el domingo aún tuvieron que pedir ayuda a otros equipos para poner a punto el monoplaza: Andretti (el equipo con el que Alonso compitió en 2017) y Penske les prestaron sus reglajes y algunas piezas.

La opción de los despachos

Hinchcliffe logró un promedio de 227.543 mph en sus cuatro vueltas, más rápido que Max Chilton que hizo 226.192, con susto incluido que casi le manda contra el muro. Le llegó el turno a Alonso, y logró la segunda mejor marca 227.353 momentáneo. Alonso necesitaba que al menos dos de los tres que le precedían fueran más lentos que él. El siguiente rival le dio una mala noticia: Serge Karam superó a Hinchcliffe y se puso primero, lo que mandaba a Chilton fuera y a Alonso en la burbuja pero último de los tres. El mexicano O'Ward no mejoró (227.092 mph), por lo que todo quedó en manos de Kyle Kaiser… y lo superó. El piloto de Juncos Racing, uno de los equipos más modestos de la parrilla, marcó un épico 227.358 mph que mandó a Alonso a la zona roja: no correrá la carrera de las 500 millas de Indianápolis… salvo…

Hay una mínima opción, muy pequeña, de ver a Alonso en la parrilla del próximo 26 de mayo. En Indianápolis quien se clasifica es el coche y no el piloto. Dicho de otra manera, no sería la primera vez que un competidor llega a un acuerdo con otra estructura distinta a la que ha usado él para correr en la semana de entrenamientos para negociar que le dejen un asiento. Es prácticamente imposible.

Más información