EN FEMENINO

Sofía Miró: «Nos agarramos bastante, pero soy dura»

Sofía Miró prepara un lanzamiento durante un encuentro. / bwmf
Sofía Miró prepara un lanzamiento durante un encuentro. / bwmf

La waterpolista valenciana, con sólo 15 años, ya se ha hecho un hueco en el mejor equipo de España: «Quiero llegar a lo más alto»

ALBERTO MARTÍNEZ

Es un talento precoz surgido del agua. Sólo tiene 15 años y ya comparte vestuario con las mejores jugadoras de España. Sofía Miró afronta su segunda temporada en el equipo más potente a nivel nacional, el Astralpool CN Sabadell. La joven de Alboraia representa a la Comunitat en la máxima categoría, en la que no compite ningún conjunto valenciano. Ella enseña el camino.

-Una valenciana codeándose con las mejores waterpolistas del panorama nacional. ¿Orgullosa?

-Estoy contenta por lo que he conseguido. El Sabadell es un club muy bueno y estoy muy emocionada.

LAS CLAVES «El día que cumplí seis años, dije: «Ya soy mayor. ¿Puedo entrenar con los jugadores de waterpolo?» «Es complicado, pero creo que algún día un club valenciano alcanzará la élite nacional»

-¿Se imaginaba que le podía llegar esta oportunidad tan pronto?

-Tan joven no, pero sí que me lo imaginaba a lo largo del tiempo. Siempre he trabajado mucho. Mi objetivo es llegar lejos dentro de este deporte.

-El pasado mes de mayo, el Sabadell conquistó la Liga por octavo año consecutivo.

-La temporada pasada sólo jugué un partido con el equipo absoluto, pero competí en varias categorías y ganamos la liga cadete. Esta temporada ya he disputado varios encuentros. No soy habitual, pero estoy teniendo oportunidades. Si no juego con el primer equipo, lo hago con el cadete, el juvenil o el B.

-En su debut con el absoluto marcó un gol. ¿Es el mejor momento de su carrera hasta la fecha?

-No sólo fue el gol. Fue el debut en sí. Fue algo muy bonito.

-Hace seis semanas, el Sabadell revalidó su título de campeón de la Supercopa de España. Una cita que se celebró en el Polideportivo Municipal de Nazaret. Es la casa del Waterpolo Turia, el club donde se formó. Fue ovacionada.

-Sí. Fue impresionante. En la grada estaba mi familia, mis compañeros... Había muchos conocidos. He estado en esa piscina desde que era pequeñita entrenando y jugando. Es como mi segunda casa.

-¿Quiénes fueron las personas más importantes durante su etapa en el Waterpolo Turia?

-Vicente Furió y Pablo Álvarez son los entrenadores que más me han ayudado. Con ellos he aprendido mucho. Prácticamente todo.

-¿Hay algún momento que recuerde con especial cariño?

-En 2017, ganamos en Madrid el bronce con la selección valenciana. Quedamos terceras de España en categoría infantil y me dieron el premio a la mejor jugadora de España gracias a Vicente y Pablo.

-Durante los cinco años anteriores, ya había estado defendiendo a la selección valenciana infantil en el Campeonato de España. Iba muy por encima de su categoría.

-Sí, eso me ha ayudado bastante a crecer. Así, cuando llegaba a mi categoría, estaba más cómoda.

-¿Cómo fueron sus inicios?

-El mismo día que cumplí seis años, yo estaba en la piscina y le dije al entrenador: «Ya soy mayor. ¿Puedo entrenar ya con los jugadores de waterpolo?». Me tiré al agua con ellos, entre los que estaban mis dos hermanos: Hugo y César. Me sentí súper satisfecha. Es que, hasta ese momento, no podía jugar a waterpolo porque era pequeñita. Sólo hacía cursos de natación. Yo veía a mis hermanos y decía: «Yo también quiero jugar con ellos».

-¿A partir de ahí, con quién empezó a entrenar y jugar?

-Entrenaba con los que tenían mi edad más o menos. Había más chicos que chicas. Era mixto. Durante los últimos años, ha aumentado bastante la cantidad de chicas.

-¿Sus hermanos siguen jugando?

-Sí, siguen jugando. Me han ayudado mucho. En casa siempre decíamos cosas sobre lo que habíamos hecho mal o bien. Siempre nos dábamos algún consejito.

-El Waterpolo Turia se encuentran en Primera Autonómica. ¿Confía en que algún club valenciano alcance la élite nacional?

-Es complicado, pero yo creo que, a base de esfuerzo, algún día se podrá conseguir. Sería muy bonito.

-¿Cómo es en la piscina?

-Me considero avispada e inteligente. Juego de 4, que es extremo más o menos. Intento buscar la portería contraria. Me gusta mucho el ataque y me cuesta defender. Tengo que mejorar en eso, pero intento dar el cien por cien.

-¿Su entrenador en el equipo absoluto, David Palma, qué le dice?

-Que hay que tener intensidad y dar el cien por cien en todos los partidos. Hay que hacer todo a tope.

-¿Es la más joven de la plantilla?

-Una compañera y yo somos del 2003. Y luego hay una del 2002. Las demás ya son más mayores.

-¿A qué aspira en este deporte?

-Llegar a lo más alto, competir con las mejores del mundo, estar en la selección española... Es una selección ganadora. Una de las mejores.

-¿Cómo lleva el hecho de vivir lejos de sus padres?

-Bien. Vivo en casa de una compañera de equipo, Laia. Siempre me adapto a todo súper rápido. Y también me he adaptado rápido a esto. Es un poco más complicado porque no estás con tu familia, pero aun así te apoyan.

-En el waterpolo hay mucho contacto. ¿Impone?

-Soy dura. Nos agarramos bastante y nos damos. Hay bastante lesiones en este deporte. He tenido una lesión muscular en el hombro. Y una vez me partieron la ceja.

-¿Qué le parece el papel de la mujer en el waterpolo?

-Yo creo que están igual de bien vistas las chicas que los chicos. Es más, las mujeres ganan más títulos que los hombres.

-¿Quiere jugar en el extranjero?

-No lo descarto. En Estados Unidos son muy buenas también. Me encantaría que me dieran una beca y estudiar en una universidad y jugar al waterpolo. Es muy difícil, pero me gusta mucho California.

-¿Se puede vivir del waterpolo femenino en España?

-Nunca me lo he planteado, porque para mí primero son los estudios. Me imagino que alguien vivirá del waterpolo, pero cuando tienes treinta y tantos ya no vas a poder vivir de ello. Mejor tener unos estudios. El waterpolo es como un hobby. Yo diría que en mi equipo todas tienen una carrera.

-¿Cuál es su futuro profesional?

-Quiero estudiar el Bachillerato científico y después ir a la universidad para hacer alguna ingeniería. Me gusta mucho la aeronáutica.