Planes en División de Honor Fija en la selección júnior

«En Sagunto se fomenta el balonmano y va a más»

Cristina Polonio lanza durante un partido. / j. ricardo gil/bm morvedre
Cristina Polonio lanza durante un partido. / j. ricardo gil/bm morvedre

«Hasta nosotras estamos sorprendidas», admite la capitana del Morvedre, que sigue invicto y jugará la fase de ascenso

ALBERTO MARTÍNEZ

Cristina Polonio tenía 13 años cuando el Mar Sagunto, asfixiado por la falta de patrocinadores, se vio obligado a bajar la persiana y vender su plaza en División de Honor. Adiós al club más laureado de la historia del balonmano femenino nacional. La jugadora, entonces en edad infantil, encontró pronto una alternativa para seguir creciendo. El municipio no renunció a su tradición por este deporte y, en 2012, nació el Morvedre. Un proyecto que comenzó de cero y que reclutó a talentos que, actualmente, compiten para llevar al equipo a la máxima categoría. El cuadro valenciano, invicto en lo que va de temporada, se ha clasificado para la fase de ascenso.

-Todavía faltan tres jornadas, pero el Morvedre ya se ha proclamado campeón del Grupo C de la División de Honor Plata. No ha perdido ningún partido esta temporada, ya que lleva 22 victorias y un empate. Todo un hito.

-Es bastante raro que pase esto. Perdimos un punto a principio de temporada porque aún nos faltaba cogernos, pero está yendo bastante bien. Hasta nosotras mismas estamos sorprendidas por los resultados. No nos esperábamos no perder ningún partido, ya que todo el mundo puede tener un mal encuentro.

LAS CLAVES«Sería una pena lograr un proyecto tan bonito y que luego no hubiese dinero para llevarlo adelante» «¿Convertirme en una de las Guerreras? Lo veo muy complicado. Eso lo sueña cualquier jugadora»

-¿El reto es terminar la liga regular invictas?

-Claro. Queremos acabar sin perder. Es un reto de las jugadoras y luego iremos a por la fase de ascenso, aunque es muy complicado.

-Ya se les conoce como las Guerreras del Morvedre. ¿Los rivales ya se presentan con miedo?

-Vienen con ganas de ganarnos. Se preparan bien los partidos y nos plantan cara.

-¿Existe el riesgo de que tropiecen por exceso de confianza?

-Para nada. En la Comunitat Valenciana tenemos un claro ejemplo, el Castellón, que tardó seis temporadas en subir a División de Honor. Lo que menos tenemos que hacer es relajarnos.

-¿Cuál es el secreto?

-No se había hecho un proyecto de gente tan joven. Las jugadoras nos conocíamos, pero el equipo era prácticamente nuevo. Se nos propuso el proyecto y fue la ilusión de volver a engancharnos al balonmano, porque muchas estábamos pensando en dejarlo. Somos unas generaciones en las que el compromiso y las ganas se notan bastante.

-¿Estuvo a punto de dejarlo?

-A punto de dejarlo no, pero sí que estaba muy agobiada porque en las anteriores temporadas no estaba a gusto. Con este proyecto, estábamos todas como niñas pequeñas. Encima de que estamos a gusto entrenando, tenemos resultados como los que estamos logrando.

-Tiene 19 años y es, junto a Carla Sánchez, la capitana.

-Tenemos papeles diferentes. Ella lleva la parte más psicológica del equipo. Y yo llevo calentamientos. Pero tampoco hace mucha falta ejercer de capitana, tenemos un buen grupo.

-¿Cómo lleva tener esa responsabilidad tan joven?

-Se lleva muy bien. Supone mucha alegría. Es algo que todo el mundo querría vivir y estoy muy agradecida al equipo.

-Nació en Sevilla. ¿Cuándo llegó a la Comunitat?

-Vivo en el Puerto de Sagunto desde antes de los dos años. Mis padres vinieron aquí. Nací en Sevilla y me considero un poco de los dos sitios.

-¿Forma parte del Morvedre desde su fundación en 2012?

-Estaba en el Mar Sagunto desde alevín. Y luego, cuando se creó el Morvedre, pasé a este en infantiles. Fue seguido. Yo era muy pequeña y tampoco lo viví como una desaparición. Para nosotros fue simplemente como un cambio de nombre, directiva y poco más.

-¿Por qué Sagunto está tan volcado con el balonmano?

-Sagunto es un pueblo muy implicado en el balonmano. En los colegios hay muchos equipos. Está muy fomentado y cada día va a más. En Sagunto se fomenta bastante y se hacen bastantes actividades para que las chiquillas se enganchen.

-Los problemas económicos han provocado la desaparición de clubes históricos.

-Es un deporte profesional pero que a la vez no lo es. Entrenamos y competimos, pero ya sabemos cómo está el deporte femenino. Hay muy pocos esponsors. Se está intentando conseguir todo lo que se pueda en caso de subir, porque es mucho dinero. Está difícil, pero la directiva está poniendo muchas ganas para buscar esponsors. Sería una pena lograr un proyecto tan bonito y que luego no hubiese dinero para llevarlo adelante.

-¿El presupuesto se dispara?

-Habría que completar plantilla y ya no estamos hablando de viajes de tres o cuatro horas, sino de 14. Tienes que coger aviones, quedarte en el hotel... Se nota mucho la diferencia y es mucho dinero.

-¿Qué le parece que no haya ningún proyecto fuerte y sólido en la Comunitat?

-Es una pena, porque hay bastante clubes de balonmano, pero no se toma como un deporte importante. Esa es la pena que da, que no apuesten por él.

-En División de Honor hay tres equipos de la Comunitat: Canyamelar, Castellón y Elche. ¿Hay cabida para otro más?

-Creo y quiero. Va a estar muy complicado y quizás el primer año sería soñar demasiado. Hay equipos que pasan muchos años para lograr subir, pero vamos a intentarlo. ¿Por qué no? La ilusión la tenemos.

-¿Usted tiene experiencia en División de Honor?

-Rocío y yo jugamos la temporada pasada un mes con el Canyamelar. Teníamos que prepararnos para el Europeo, entonces se acordó una cesión de un mes.

-Su trabajo le ha abierto las puertas de la selección española juvenil y júnior. ¿Sueña con convertirse en una de las Guerreras?

-He estado en todas las convocatorias y no puedo quejarme, pero lo veo muy complicado. Eso lo sueña cualquier jugadora de balonmano.

-¿Volverá la época gloriosa del balonmano femenino valenciano?

-Espero que sí. Si se sigue trabajando así, algo puede hacerse. Pero es un proyecto a largo plazo. No es de un año para otro. Subir a División de Honor ya cuesta.

Fotos

Vídeos