La organización promete sorpresas para la edición de 2020

J. PEIRÓVALENCIA

«Para la próxima edición tenemos muchas sorpresas guardadas», afirmó tras la conclusión del Trofeo SM La Reina su director, Rafel Chirivella conuna ligera sonrisa: «Siempre hay que reinventarse, tenemos muchas pretensiones».

Dejó ver que apostarán por el Circuito Mediterráneo de Vela, en colaboración con el Club Náutico de Barcelona y el de Palma, ya que este año este fue un asunto de última hora. Prometió trabajar duro para dar el mayor espectáculo posible en la siguiente edición: «Cualquiera que quiera que su regata perdure sabe que tiene que trabajar para traer a los mejores del mundo».

Tanto Chirivella como Carlos de Beltrán, gerente de la organización y responsable del apartado de la sostenibilidad, coinciden en que este apartado será capital de cara al futuro, recalcando que ellos mismos son «ecologistas» ya que funcionan con el viento.

De Beltrán subrayó que hay «propuestas muy ambiciosas» para ser más eficientes en el consumo de energía como la instalación de placas solares, cuidar el la iluminación y el del uso del aire acondicionado pero recalcó que existen unos límites de tesorería. «Como club, nuestro impacto ambiental más grande es la energía que consumimos, generamos y disribuimos a cada uno de los barcos», concluía.