Meritoria plata ante el anfitrión

Lance del partido de ayer entre España y Bélgica. / afp
Lance del partido de ayer entre España y Bélgica. / afp

Los Redsticks pierden una ocasión de oro para garantizarse una plaza en los Juegos Olímpicos de Tokio del próximo verano España volvió 12 años después a una final en la que Bélgica no dio oportunidad (5-0)

J. PEIRÓVALENCIA.

No pudo ser. La selección española de hockey hierba cayó en la final del Campeonato de Europa ante Bélgica por cinco goles a cero. El equipo que ejercía de anfitrión sometió al conjunto que dirige Fred Soyez desde el minuto uno. Los Redsticks volvían a pelear un título doce años después y solo pudieron conformarse con la medalla de plata. El combinado nacional, además de no poder añadir a sus vitrinas el deseado metal dorado, pierden una oportunidad de oro para obtener la ansiada plaza para que da acceso a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 que otorga la conquista de un EuroHockey.

La jornada inaugural del campeonato fue un preludio de lo ocurrido ayer. El torneo celebrado en Amberes (Bélgica) se abrió con un enfrentamiento entre ambos finalistas en el que los anfitriones superaron con tremenda facilidad a España por cinco goles a cero. El conjunto belga se mostró tremendamente sólido y no dio oportunidad a los españoles, sometieron a su rival de principio a fin y el encuentro no tuvo apenas emoción. Los centroeuropeos consolidan así su hegemonía en el hockey hierba internacional tras haber conquistado el último Mundial y ahora el Europeo.

En la final la historia no fue muy distinta. De hecho el resultado fue idéntico. El primer tanto llegó a los diez minutos de juego por obra de John-John Dommen y al ecuador del choque, el electrónico ya lucía un contundente cuatro a cero. Este resultado dejaba a los españoles sin demasiado margen de reacción. La quinta diana, que redondeó el marcador, llegó en una segunda parte en la que los españoles trataron de maquillar el resultado. El resto de goleadores fueron Van Aubel, Tom Boon, Emmanuel Stockbroekx en el primer tiempo y Alexander Hendrickx en el segundo.

La selección nacional llegaba a la final tras haber superado en semifinales a la vigente campeona, Holanda

Los nuevos subcampeones de Europa volvieron a luchar por un título doce años después. Desde el año 2007 en Reino Unido, España no coqueteaba con los metales en este deporte. La presea de plata de aquel entonces y la de oro de 2005 en Leipzig, unidas al segundo puesto de este año, han sido los últimos grandes logros de los Redsticks. Dos son las veces que España se ha bañado en oro: la mencionada cita de hace catorce años en Alemania y otra vez en el año 1974. La selección española logró su clasificación para la final de ayer tras mostrar su mejor versión en semifinales ante Holanda, subcampeona del mundo y campeona de los dos últimos Europeos.

Un ajustado resultado de cuatro goles a tres sirvió a los españoles para acceder a la final de Amberes contra la selección belga en busca de una medalla. Haber superado a una Holanda que llevaba el cartel de favorito supuso un mérito tremendo para unos Redsticks que ahora se conforman con un segundo puesto ante Bélgica, merecido campeón del Europeo.