Irene Noguera esboza un hito en el rugby valenciano

Irene Noguera, durante el partido de la semana pasada contra el Eibar. / paco gozálbez/les abelles
Irene Noguera, durante el partido de la semana pasada contra el Eibar. / paco gozálbez/les abelles

Les Abelles, a ser las primeras en División de Honor femenina | «El Salvador explota su fortaleza y nosotras tenemos velocidad. Es un duelo como el de David y Goliat», dice la capitana, que estudia Bellas Artes

MOISÉS RODRÍGUEZ VALENCIA.

A Irene Noguera le encanta dibujar. Desde niña, traslada al papel lo primero que se le ocurre. «Tampoco creas que dibujo muy bien, ¿eh?», precisa la joven de 21 años. Pero hay algo con lo que jamás se ha atrevido: con el rugby. Eso lo deja para el verde. En ese tapiz ella lleva tiempo esbozando un alegato por el deporte femenino. Como Les Abelles, que esta mañana puede hacer historia en Hortaleza. Si vence a las 13 horas al potente El Salvador, se convertirá en la primera escuadra en la máxima categoría de mujeres, la División de Honor.

«Va a ser un partido complicado, porque ellas llevan tiempo demostrando que forman parte de un gran club y persiguiendo ese objetivo. Ellas son más grandes y fuertes, pero nosotras tenemos mucha velocidad. Va a ser una batalla como la de David y Goliat. Tenemos que aguantar en la delantera y que la línea juegue», señala Irene Noguera.

Ella es la capitana de Les Abelles y que ejerce de ello. «Carla Ferrando, la subcapitana, y Pepi, la del B, me ayudan. A veces es una labor dura», comenta Irene, que proclama la necesidad de que haya un equipo de élite femenino en Valencia: «Aquí hay mucha calidad y es una pena que muchas chicas tengan que marcharse a jugar a otras ciudades».

«Hay una compañera que fue mamá el año pasado. Me gusta el rugby porque puede jugar cualquiera»

A mediodía esto puede convertirse en realidad. «Para demostrar a toda España que aquí hay buenos mimbres para engrandecer nuestro rugby. Lo importante es que la gente quede satisfecha y piense: '¡Vaya dos equipazos!'», proclama Irene Noguera, que añade: «Y hay que tener en cuenta que si perdemos habrá otra oportunidad. Ya hemos demostrado que podemos ganar a cualquiera así que igual sería hasta más épico... pero si lo conseguimos contra El Salvador, mejor. Así podemos descansar más tiempo y centrarnos en los estudios».

En su caso, los de tercero de bellas artes, carrera que cursa en la Universitat Politècnica. «Cuando tuve que elegir, no sabía qué hacer y como me encanta dibujar... Ahora le he cogido el gusto a hacer fotos en los partidos de otros equipos del club. Igual acabo como fotógrafa deportiva», desliza medio en broma.

Lo que está claro es que va a seguir mucho tiempo vinculada al rugby, deporte que estaba casi predestinada a practicar. «Mi padre, mi tío y mi hermano jugaban. Mi madre tenía más reparos, por si me lesionaba... Pero cuando el club hizo el equipo femenino empecé a entrenar y hasta hoy», especifica Irene Noguera.

La valenciana defiende a ultranza los valores del rugby. «Tenemos una compañera en el equipo de Les Abelles que fue mamá el año pasado y participa como la que más. Va a jugar el partido por el ascenso», indica Irene Noguera: «Esto es lo que más me gusta de este deporte, que todos tenemos cabida. Chicos y chicas, seas más alta o baja, más o menos delgada... todos tenemos un lugar donde practicarlo».

Tanto ella como el resto de integrantes de Les Abelles quieren demostrar hoy que su sitio está en la División de Honor. Dicen que el salto a la máxima categoría es enorme, que quien asciende, lo pasa mal hasta que se adapta al nuevo ritmo de juego. Pero eso no les asusta. «Ya entrenamos duro en verano cuando subimos la última vez para prepararnos. Esta vez lo volvemos a hacer», señala Irene Noguera.

Más