Al galope para superar barreras

Cooperación. Olga Jordá y su yegua tienen una gran afinidad, tras el sinfín de horas de compartidas . / lp
Cooperación. Olga Jordá y su yegua tienen una gran afinidad, tras el sinfín de horas de compartidas . / lp

Olga Jordá participa en el Europeo de doma clásica adaptada

MANUEL MORERAVALENCIA.

Olga Jordá ha convivido con caballos desde que era una niña y, aunque no competía, llegó a realizar varias exhibiciones en pueblos. Tras un accidente de moto en 1991 su brazo izquierdo quedó inerte y su primera reacción fue vender los dos equinos que poseía. Con el paso de los años, su afán de superación le obligó a volver a montar: «Poco a poco fui subiéndome al caballo. Al principio solo podía usar el brazo derecho, pero fui probándome porque yo nunca he parado de hacer rehabilitación».

La equitación no es un mero deporte, sino también una actividad vital para garantizar la auto superación de muchas personas: «No solo es bueno para la parte física, también lo es para la parte mental. Te 'picas' para alcanzar tus metas. Entrenas de una manera que aumenta tu fuerza de voluntad, se integra en ti y te hace mejorar. Te hace superar las barreras que se te ponen delante y solo las ves como retos». La amazona anima a las familias de los más jóvenes a no limitarse a las terapias: «La gente empieza con la equinoterapia, pero hay mucho más. Existen casos en los que no se puede dar el salto a una competición pero hay muchos que sí».

Aunque el deporte paralímpico en general ha dado muchas alegrías a España, la amazona reconoce que las ayudas son muy escasas: «Falta concienciación, se han tocado puertas, sin decir nombres, y no cooperan. Muchas grandes empresas se han colgado medallas, pero la realidad es que no nos ayudan». El menosprecio no solo ha venido del lado económico, sino que en muchas ocasiones se les ha dejado en un segundo o tercer plano: «Lo que no toleramos es que cuando se hacen las entregas de premios nos tengan en un rinconcito. No somos tontos, somos personas con unas discapacidades, pero somos individuos que sentimos y vivimos como la mayoría».

La FEI no costeó el viaje del equipo español al europeo, que tuvo que buscar cómo financiarse

El último mazazo al que se tuvieron que sobreponer vino desde la propia Federación Ecuestre Internacional (FEI), que no financió el viaje de ninguno de los equipos paraecuestres que compiten desde hoy en el Europeo: «Dicen que ha habido un vacío legal porque se modificó el reglamento hace dos o tres años y se olvidaron de incluir a este tipo de doma en la financiación. La organización ha dicho que como no es obligatorio, pues no lo paga. Nos hemos encontrado con este susto porque no contábamos con esto». El equipo se tuvo que plantear no asistir a la competición, pues todos los gastos tendrían que ser asumidos por ellos. Por ello, decidieron comenzar un 'crowdfunding' para reunir los 15.000 euros necesarios y la gente se volcó en ayudarlos. Sin embargo, tuvieron una ayuda inesperada, el jinete Alejandro Asencio aportó 14.000 euros: «Ha sido imprescindible, no lo esperábamos. Creamos el 'crowdfunding' para ver qué podíamos sacar porque hicimos cuentas y nos costaba demasiado dinero. Alejandro ha sido una sorpresa enorme, estamos agradecidos a todos».

Aunque parten con la ilusión por las nubes, ella y sus compañeros saben que su meta no es la medalla en el Europeo: «Los demás equipos están a otros niveles. Nuestro objetivo es mantener las notas que estamos teniendo en España, que son buenas. Nos hemos centrado en nuestra preparación técnica, el dinero se ha destinado a formarnos y hemos conseguido medias muy buenas. Nuestro propósito es hacer buenas presentaciones. Tenemos más o menos claro que igual bajamos uno o dos puntos, porque el nivel que se exige ahí es la perfección pura».