Mundiales

España se cita con la historia en waterpolo

Las jugadoras españolas, celebrando el pase a la final./EFE
Las jugadoras españolas, celebrando el pase a la final. / EFE

Tras meter a la selección masculina y a la femenina en sus respectivas finales, podría convertirse en el primer país que gane el oro con ambos combinados en una misma cita mundialista

JONAY ANTÓNMadrid

Los Mundiales de Gwangju, pase lo que pase, serán recordados para siempre en la historia del waterpolo español. Tanto la selección femenina como la masculina están en la final y puede ser la primera vez que un país gane el oro con ambos combinados en una misma cita mundialista.

La selección femenina está realizando un torneo de escándalo. Las jugadoras dirigidas por Miki Oca completaron una primera fase espectacular, venciendo con autoridad a Grecia, Kazajistán y Cuba. Posteriormente, tanto en cuartos contra Holanda como en semifinales contra Hungría, España demostró carácter, oficio y actitud para superar a dos selecciones que eran claras candidatas a lograr una medalla sí o sí.

Este viernes (11:30 horas, Teledeporte) se presenta el más difícil todavía. Enfrente está Estados Unidos, máxima favorita por varios motivos: busca su sexto oro y va a por su tercera corona mundial consecutiva, tras las logradas en 2015 y 2017. Además, lleva sin perder un partido desde hace un año y cuatro meses, cuando cayó frente a Australia en la World League. Y por si fuera poco, es la actual bestia negra de las españolas, que fueron subcampeonas en los Mundiales de Budapest de 2017, cuando perdieron por 13-6 frente a las norteamericanas. De hecho, de los últimos trece enfrentamientos, España solo ganó uno, en los cuartos de final de los Mundiales de Barcelona en 2013 y que, a su vez, fue la única vez que las españolas pudieron conseguir ser campeonas en un torneo planetario.

Por su parte, los chicos de David Martín asoman en la final de unos Mundiales después de diez años, cuando en Roma 2009 cayeron frente a Serbia en los fatídicos penaltis y el actual entrenador formaba parte de aquella plantilla. ''En Roma perdimos la final y yo fui responsable en parte, lo recuerdo perfectamente. Desde entonces siempre me he dicho a mi mismo que no volveré a ser cobarde y ahora lo único que les transmito a ellos es que deben ser valientes, pasarlo bien porque al fin y al cabo esto es waterpolo y hay cosas muchas más importantes en la vida«, dijo Martín en declaraciones ofrecidas por la Real Federación Española de Natación (RFEN).

Tras derrotar a Croacia por 6-5 en una semifinal apretada, España se enfrentará el sábado a Italia, que ha logrado el oro en tres ocasiones. El último enfrentamiento entre ambos data de los Europeos de Barcelona 2018, con victoria en las semifinales para los españoles, que acabaron logrando la plata y con una Italia que perdió el bronce frente a Croacia.

Lo que está claro es que el waterpolo, en la sección masculina, está en modo de resurrección, algo que se confirmó en los últimos Europeos tras unos años muy irregulares en los que no tocaba el podio de las medallas desde los ya citados Mundiales de Roma en 2009. Hay ansias de victoria y de coronar a otro equipo que marqué una nueva tendencia como aquel que fue dos veces campeón de manera consecutiva en las ediciones de 1998 y 2001, a los mandos de Juan Jané, que además, consiguió el oro olímpico en Atlanta 1996. La posibilidad de abrir otro ciclo triunfal como en aquella década de los noventa y principios del siglo actual impulsa a los pupilos de David Martín.