Elena Martínez: «No se presta atención a las mujeres en el deporte»

Elena Martínez, en los aledaños del pabellón de La Canaleta. / irene marsilla
Elena Martínez, en los aledaños del pabellón de La Canaleta. / irene marsilla

«Si el balonmano es minoritario, el femenino... Y lo veo más emocionante que el fútbol, que meten dos goles y ya está»

MOISÉS RODRÍGUEZ

Elena Martínez es una de las perlas del balonmano femenino valenciano. Producto de cantera del Club Handbol Mislata y de la apuesta de la localidad por este deporte, con 18 años recién cumplidos, acaba de estrenarse con la selección española junior. Habitual de los combinados nacionales, no renuncia a nada en la competición y compagina los entrenamientos con Magisterio, la carrera universitaria que ha iniciado este curso.

-¿Cómo lleva lo de compaginar estudios y entrenamientos?

-Es un mito eso de que no puedes compaginar el deporte con los estudios. Se puede perfectamente, si te acostumbras... Dicen que mi carrera es sencilla, será por eso.

LAS CLAVES «La madre de mi amiga decía que este deporte era de 'machotas'. La mía la animó, y ahí estamos» «Me han dicho que era un equipazo, pero ahí estamos intentando subir ahora el nuestro»

-¿Por qué la elige?

-Pues estuve entre Magisterio y Periodismo, porque me gustaba la profesión. De las carreras no me gusta ninguna. Elegí Magisterio por instinto, porque me encantan los niños y la enseñanza.

-De momento, al menos en el balonmano se le da muy bien...

-El inicio del año pasado fue complicado, porque vine de la selección, arranqué más tarde y no hice pretemporada... pero me fue bien. Este año el equipo está a mitad de tabla, pero individualmente me va muy bien.

-¿El objetivo del club es que Mislata vuelva a estar en la élite del balonmano nacional?

-Sí, y el año pasado nos faltó nada, nos quedamos a dos puntos de jugar la fase de ascenso.

-¿Hay presión?

-Me pongo mucha presión a mí misma, la de la gente me da igual. Si no juego bien, me frustro.

-¿Qué hace un día en el que no está bien?

-Lo que me sale es llorar. Es algo interior que me dice que no lo he hecho bien.

-¿Cómo lo lleva una jugadora tan joven enfrentándose a rivales más mayores y experimentadas?

-Yo acabo de cumplir 18 años y juego contra gente que en algunos casos casi me duplica la edad. Físicamente no lo noto porque soy más grande que la mayoría de las de mi edad, pero sí que me afecta por la experiencia.

-¿Es a veces demasiado agresivo el balonmano? ¿Hay mucho juego subterráneo?

-Creo que sí pero no es tan descarado como el fútbol, que se encaran. En el balonmano rara vez ocurre, a mí nunca me ha pasado. Es agresivo porque es un deporte de contacto, pero no a malas.

-Impone bastante este pabellón (el de La Canaleta)...

-Sí, la verdad es que la grada cuando se llena, impone...

-Lo decía porque aquí jugó el histórico Ferrobús... ¿Recuerda algo de todo aquello?

-¡Si es que yo ni había nacido!

-Pero algo le habrán contado, y de la rivalidad con El Osito...

-Algo me han dicho de todo esto. Que eran equipazos y los partidos, como un Madrid-Barça. Pero bueno, aquí estamos, a intentar subir ahora el nuestro...

-¿Da cierta envidia?

-No, porque tampoco lo he vivido. Cuando veo partidos de televisión sí que pienso: '¡Ojalá pueda estar yo ahí jugando contra el Bera Bera algún día!'. Pero donde estoy me siento bien.

-¿Pero no se marcharía si le llega alguna oferta de Primera o de algún club europeo?

-Soy muy joven. Me iría, pero es que en casa estoy muy bien. Me gustaría probar algún día, supongo que llegado el momento tendré que hacerme el ánimo.

-¿Y ve que el club realmente va a ir hacia arriba?

-Este club ha tenido muchísima proyección y se trabaja desde la base. Las de mi edad siempre hemos jugado juntas desde prebenjamines, y supongo que las que vienen detrás, igual.

-Se está haciendo un buen trabajo de cantera. ¿Se imagina llegar a División de Honor? Sería algo parecido a lo del Morvedre...

-Sí, la mayoría del equipo somos de Mislata de siempre. Lo de División de Honor, ojalá. A ellas se les veía que tenían un equipazo. Estaba segura de que iban a subir.

-¿Por qué balonmano?

-Mi madre jugaba a balonmano y mis tías, también. Me animaron a que probase pero no quería ir sola, así que mi madre se lo propuso a la de mi amiga Alba. La mujer contestó que ese deporte era de 'machotas', pero mi madre le dijo que la apuntara, aceptó y ahí estamos. Nosotras empezamos en el Sagrado Corazón y el Handbol Mislata va captando niñas de los colegios.

-¿No se le ha pasado nunca por la cabeza probar con otros deportes como fútbol, rítmica o tenis?

-Nunca. Es que a mí no me gustan otros deportes. Por ejemplo, correr. Nada. A mí lo que me gusta es el balonmano.

-¿Qué es lo que le gusta del balonmano?

-Pues sensaciones como meter un gol, que en un partido ajustado es una pasada. O hacer una buena defensa, cortar un balón o algo así.

-¿Tiene claro que quiere llegar a ser jugadora profesional?

-Si pudiera, sí.

-¿Cómo ve la situación de la mujer en el deporte?

-Penosa. Lo que veo es que no se presta atención a las mujeres. En los medios sale fútbol y baloncesto, y de hombres. Nada más. De balonmano nunca veo nada.

-¿Ha elegido mal entonces?

-¡No! He elegido perfectamente. A ver si la mentalidad cambia un poquito y salen más deportes, que no todo es fútbol.

-¿Y qué hay que hacer para que la situación cambie?

-¿Las chicas salen en la tele? Es que si el balonmano es minoritario, el femenino, totalmente. Y es un deporte más emocionante que el fútbol, que meten dos goles en un partido y ya está.

-¿Sueña con ir a los Juegos?

-¡Claro! Además, es un escaparate porque lo ponen en la televisión y la gente lo ve.

-¿Ha escuchado algún comentario despectivo desde la grada?

-No. Igual es que yo estoy muy centrada en el juego, pero no.

-¿Usa mucho las redes sociales?

-Instagram es lo que más utilizo. Más para hacer el 'moñas' con mis amigas, pero también pongo cosas de balonmano.

 

Fotos

Vídeos