BALONMANO

El Canyamelar, en situación límite por una deuda de 11.000 euros

Una jugadora del Canyamelar en jugada de ataque. / efe
Una jugadora del Canyamelar en jugada de ataque. / efe

El club, con retrasos en las subvenciones, debe pagar antes del próximo miércoles para que no se le dé por perdido el partido contra el Rocasa

R. D.

valencia. El Canyamelar se asfixia. La escasez de ayudas económicas han llevado al club a una situación límite. Ha recibido un aviso del Comité de Competición de la Federación Española que ha encendido las alarmas. El organismo ha notificado a la entidad valenciano, que compite en la máxima categoría del balonmano femenino nacional, que le dará por perdido por 0-10 el partido del sábado 23 ante el Rocasa si cuatro días antes no ha saldado una deuda de 11.000 euros. La directiva está llamando a diferentes puertas con la esperanza de obtener el dinero a tiempo, aunque considera que se trata de una misión complicada.

El próxima martes acaba el plazo para que el Canyamelar salde la deuda. «Para la fecha lo veo muy difícil, pero lo estamos intentando. Estamos fastidiados», admite Manolo Gómez, presidente del club. Tal y como informó EFE, la deuda corresponde a la acumulación de diferentes sanciones recibidas durante la presente temporada al no poder pagar, entre otros gastos federativos, a los árbitros en los partidos que el equipo disputa como local. Además, se ha aplicado un recargo por la demora. En total, 11.000 euros.

«Han fallado algunos patrocinadores que se habían comprometido y las subvenciones públicas van con retraso. Ahora estamos hablando con un par de empresas. Ha habido muchos contactos, pero sin éxito», lamenta Manolo Gómez. Pese a todo, el equipo está dando la cara y marcha undécimo en la Liga Guerreras Iberdrola. El sábado visita al Castellón, colista.

El Canyamelar no ha cobrado una cantidad cercana a los 70.000 euros procedentes de distintas subvenciones públicas desde la campaña 2016-17. «Las chicas están haciendo un gran esfuerzo y con una actitud maravillosa. El otro día viajamos con tres lesionadas para completar la lista. Les debemos dietas, pero están aguantando. Sólo podemos agradecerles lo que están haciendo. También hay que cumplir con ellas», afirma Manolo Gómez. Las jugadoras, el cuerpo técnico y los trabajadores del club llevan cinco meses sin cobrar.