BALONMANO

El Canyamelar pierde 0-10 el partido ante el Rocasa al no saldar su deuda

La Federación notifica la sanción para evitar que el conjunto canario viaje mañana y el club valenciano trabaja para conseguir viabilidad

EFE

valencia. El Comité de Competición de la Real Federación Española de Balonmano ha suspendido el partido de la decimosexta jornada de la Liga Guerreras Iberdrola entre el Canyamelar Valencia y el Rocasa Gran Canaria del sábado 23 de febrero, y da por ganador al equipo isleño por 0-10. Esta decisión ya ha sido comunicada oficialmente al Rocasa por lo que el equipo canario no viajará mañana a Valencia como tenía previsto. La decisión está motivada por el impago de 11.000 euros del Canyamelar en concepto de fondo arbitral en los partidos que disputa como local, según informaron fuentes federativas. El comité ya notificó hace dos semanas al conjunto valenciano de que le daría por perdido por 0-10 el partido si cuatro días antes no había saldado la deuda. Según confirmaron a EFE fuentes del club valenciano, el Canyamelar no abonó la deuda en el plazo que expiraba a las doce de la noche del martes y desde entonces ya daban por perdido el partido ante el Rocasa. Sin embargo, y según las mismas fuentes, en el club trabajan con la esperanza de poder resolver esta situación y que no se repita este extremo en el siguiente encuentro que el Canyamelar Valencia debe disputar como local.

El pago de 11.000 euros es la cantidad resultante de la acumulación de distintas sanciones recibidas desde el inicio de temporada al no poder pagar, entre otros gastos federativos, a los árbitros en los partidos que el equipo valenciano juega en su pista. Tras ser oficial la suspensión, el técnico del conjunto grancanario, Carlos Herrera, manifestó que no es el escenario que quería su club porque deseaban jugar y competir para que todos los conjuntos tengan las mismas posibilidades: «Creo que se podía haber solucionado de otra manera, aunque lógicamente hay que cumplir las normas. Nos viene bien no jugar para tener más de descanso de cara a las dos semanas exigentes que se avecinan de partidos y viajes, aunque deseo que esa situación se solucione pronto».