«Fui al médico por una lesión y me preguntó qué es eso de la pilota»

¿Qué se pide  en el bar? 
No es de los que eternizan el café. Eso sí, juguetea con el vaso ya vacío a lo largo de la conversación./
¿Qué se pide en el bar? No es de los que eternizan el café. Eso sí, juguetea con el vaso ya vacío a lo largo de la conversación.

Marc Gimeno

MOISÉS RODRÍGUEZ

valencia. Marc Gimeno es uno de los brotes verdes del deporte autóctono. A finales de 2015, decidió lanzar la moneda al aire. Lleva desde los seis años jugando a pilota. La calle de galotxa de Montserrat está a un minuto de su casa, y su tío Voro lo llevó en ocasiones al trinquet. Pero hace unos meses se planteó intentarlo. «No me gusta eso de que vayan diciendo que soy bueno», asegura. Pero percibió que puede serlo y empezó a prepararse para convertirse en profesional de escala i corda. Una llamada de teléfono para sustituir a Miguel en una partida del Circuit pudo suponer el empujón definitivo: «Me salió una buena partida. Es cierto que el reto de 2016 era disputar algún torneo importante y ahora jugaré la Copa. Pero creo que estoy empezando, ahora es cuando he de aprenderlo todo».

¿QUIÉN ES MARC GIMENO?

Formación

Seis años: Fue la edad a la que empezó a jugar. Tiene 21.

Galotxa: Hasta el año pasado jugó con el club de Montserrat.

Individual: Ganó el sub-23 en 2015. Le encanta el mano a mano.

Profesional

Circuit: Ha debutado este año al sustituir a Miguel en una partida.

Proyección: Tras esa tarde, se ganó jugar el Universitat y el Masymas.

Copa: Su primer gran torneo como titular, la disputará junto a Dani.

Y lo primero que ha aprendido es la necesidad que tiene la pilota de darse a conocer. «Sí te da rabia cuando ves la animalada de gente que hay en otros deportes como el tenis o el fútbol. Incluso cuando lo comparan con la pelota vasca, te dicen que allí el frontón lo es todo», señala ante la pregunta sobre la trascendencia del deporte autóctono. Respecto a la notoriedad de los pilotaris con respecto a otros deportistas, indica: «Es verdad que me hubiera gustado, pero no la echo de menos. Ojalá en el futuro con la televisión se puedan hacer más cosas».

Marc es el ejemplo de pilotari joven, que mira con optimismo hacia el horizonte. «Sí que pienso que cuando llegue la tele y este deporte pueda publicitarse un poco, va a ir a más», afirma. Sobre qué hacer mientras reabre el canal autonómico, en su discurso deja entrever la importancia del granito de arena que aporte cada uno de los actores del trinquet: «Hace poco he abierto mi página de Facebook y anuncio las partidas. Cuando juego en Guadassuar o los sábados aquí (en Pelayo), vienen entre 30 y 50 personas de Montserrat si no hay partida del club. Algunos de ellos son personas que no habían entrado en su vida a un trinquet y el otro día estuvieron en el desafío de restos contra mitgers. Ya van aunque yo no juegue».

El joven escaleter de Montserrat subraya que antaño había más trinquets y partidas, pero que ahora ha aumentado la competencia con otros deportes y más alternativas para el tiempo libre. Marc cree que, en la situación actual, las máximas figuras se enfrentan demasiadas veces: «Ahora son Soro III y Puchol II. Yo creo que una partida entre ellos puede llenar el trinquet, pero no si se juega todas las semanas, o incluso dos veces por semana».

El resto también lamenta el desconocimiento que hay sobre la pilota. «La gente que está involucrada sí sabe lo que es, pero quienes no están en el club, cuando les digo que estoy luchando por ser profesional no saben ni de qué les hablo. Yo he ido al médico porque tenía una lesión en una mano y me preguntó qué era eso de la pilota. Yo digo: 'Hostia, si no sabes lo que es, ¿cómo vas a intentar tratarme?' Les he cogido un poco de manía. Te aprietan, te dicen que no tienes nada, y a veces incluso sales peor. Yo voy a un fisio del pueblo, y me asesoro de otros pilotaris que ya han tenido problemas para saber a quién ir».

Marc acaba de echar a volar. En 2015 aún disputó la Supercopa con su club. «Ya en el Cespiva nos lo decían, y los entrenadores me han recomendado que no juegue a galotxa. La mecánica es totalmente diferente. Hablé con Ribera y con la gente del club, acordamos que el año pasado era el último», indica. Admite que ha escuchado comentarios en otros municipios, de monitores molestos por que el mundo profesional les haya 'robado' chavales a los que ellos habían formado: «Yo no lo veo así. En Montserrat me han ayudado todo lo que han podido y ahora me he centrado en la escala i corda. Al final has de elegir».

Pese a ello, asegura que no va a cortar el cordón umbilical con el club de su pueblo. «Puchol II se ha arrimado siempre a su club, y yo tampoco he tenido problemas. He pasado con ellos toda mi vida, allí están mis amigos. ¿Por qué he de quitarme? Voy a las partidas, cenas y presentaciones siempre que puedo», asegura Marc: «Yo intento arrastrar gente al trinquet cuando no coincida con partidas del club». Subraya que para los chavales es importante esa interacción de los profesionales con su entidad de origen: «Necesitan unos referentes, sobre todo mientras no haya televisión».

Fotos

Vídeos