La controversia de las galerías prohibidas

Genovés II hace el dau en una final del Circuit en Pelayo./
Genovés II hace el dau en una final del Circuit en Pelayo.

La Federació avisa a los trinqueters de que la medida entra en vigor el viernes para todas las partidas de escala i corda

GUILLEM SANCHIS VALENCIA

La prohibición de las galerías en todas las partidas de escala i corda entrará en vigor, según una orden remitida ayer por la Federació de Pilota Valenciana a los trinqueters, el próximo viernes 3 de abril. Así lo ha acordado el comité de profesionales encabezado por el presidente de honor de la entidad y mecenas de este deporte, José Luis López, en el que tienen voz y voto pilotaris, empresarios, federativos y los propios trinqueters.

Fuentes del comité aseguran que la medida se ha tomado a iniciativa del propio José Luis López con el objetivo de incrementar el espectáculo en los encuentros y preservar la seguridad de los aficionados que se alojan en las galerías. De este modo, se intenta repoblar las gradas de los trinquets, que en los últimos tiempos sufren una afluencia discreta, señalan las mismas fuentes.

Las galerías prohibidas han sido hasta ahora la marca del Circuit Professional de escala i corda y los torneos de mayor prestigio. En las partidas denominadas del día a día, en las que el principal aliciente es la apuesta, las galerías suelen ser libres, es decir, se puede conseguir el quince alojando la vaqueta en las gradas del fondo del trinquet.

Este modo de juego disminuye el intercambio de golpes y el espectáculo, pero supone un alivio físico para los pilotaris. Con la medida tomada por el comité de profesionales se intenta aumentar la vistosidad de las partidas en todos los trinquets, todos los días de las semana.

Pero no todos los actores implicados en la escala i corda profesional están de acuerdo. No, al menos, si no se toman una serie de medidas complementarias que amortigüen el esfuerzo o le den sentido a la iniciativa. Desde algunos trinquets se apunta a que prohibiendo las galerías en todas las partidas se desvirtúan las de competición oficial o trofeo. «No tiene demasiado sentido en todas las partidas del día a día, y puede ser un castigo físico demasiado severo para el pilotari».

En esta línea, proponen bajar el peso de la vaqueta unos gramos para no cargar tanto los brazos del jugador, y poner siempre un 'premi a la corda' para recompensar el esfuerzo extra. Eso también contribuiría, afirman, a que los pilotaris pudiesen jugar menos partidas a lo largo de la semana.

Apuesta por la diversidad

«Si algo bonito tiene esto es la diversidad; cada trinquet es de una forma, y cada pilotari también. Hay recintos en los que puede tener más sentido, y otros que no tanto. Si prohibimos las galerías siempre, a todos, nos perderemos muchos jugadores que también con las galerías libres pueden hacer un juego espectacular», apunta otro gerente.

¿Acatarán entonces la orden? «Sí, vamos a probar, a ver si se consigue que venga más gente», apuntan. Pero lo hacen sin el cien por cien de convencimiento, como tampoco lo tienen claro todos los pilotaris, que se reúnen el jueves en un encuentro previo a la entrada en vigor de la medida en el que este tema no debía ser central, pero seguro lo será.

«Es una barbaridad», apunta uno de los primeros espadas de la nómina profesional. «Se debería adoptar la medida en todos los torneos cortos y campeonatos largos, pero siempre, no». Y apuntan a que incluso puede tener el efecto contrario, con partidas demasiado largas, en las que los pilotaris acabarán quemados de tanto peloteo.

Fotos

Vídeos