El rey de la pala busca su límite

JJ Matea durante uno de sus entrenamientos. :: J. M./
JJ Matea durante uno de sus entrenamientos. :: J. M.

El año pasado alcanzó el cuadro final de dos torneos del World Padel Tour y esta temporada prevé completar el circuito

JOAN MOLANO VALENCIA.

El pádel es su manera de vivir, dentro de la pista no tiene rival en la Comunitat Valenciana. José Juan Matea (Alicante, 1989) ostenta el número uno del ránking absoluto regional desde 2011. El año pasado alcanzó el cuadro final en dos torneos del World Padel Tour como pareja del argentino Matías Nicoletti y del yeclano Ricky Martínez. Esta temporada se ha propuesto participar en todas las competiciones del circuito. Disfruta jugando, preparándose y entrenando a sus alumnos, es extremadamente exigente con su rendimiento y tiene hambre de objetivos más ambiciosos. En estos momentos está volcado por completo en la primera edición de su campus estival dirigido a jóvenes entre 6 y 16 años y que comenzará el próximo día 23.

Criado en Almansa y formado con la raqueta en el tenis hasta los 15 años, Matea se adentró profesionalmente en el pádel a los 17. Empezó pisando fuerte en los campeonatos autonómicos, siempre con compañeros de un nivel alto. «Lo normal es tener parejas flojas al principio, pero a mí eso, por suerte, no me ocurrió. Ganar el primer torneo serio en el que participé me ayudó», cuenta. Así hasta que en 2011, con 21 años, se proclamó mejor jugador de la Comunitat tras ganar un total de 25 torneos. No ha cedido ese puesto hasta la fecha. «Ganar es una mala costumbre, ahora pierdes un partido y se acaba el mundo», confiesa al recordar la última vez que hincó la rodilla tras año y medio sin hacerlo. Aquí ya ha tocado techo y su próximo objetivo es destacar, sin prisa, a nivel nacional e internacional con su amigo Ricky Martínez: «Debí empezar mucho antes en el circuito mundial, así que ahora quiero aprovechar el tiempo perdido, intentaré hacerme un hueco entre los mejores, sin límites».

«Para ser el número uno tienes que caerte muchas veces. Llegué a perder unos 60 partidos al año sólo en la Comunitat. Debes acostumbrarte a ello hasta lograr la primera victoria y, entonces, aprovechar su inercia», comenta. Una de las claves de la progresión deportiva de Matea es que ha tenido algo más que parejas de juego: «Han sido muy buenos compañeros, me han sabido llevar, han tenido paciencia, y gracias a ellos hellegado arriba».

Matea sabe cuáles son las claves para triunfar con la pala: «Dedicarle muchas horas, ser constante, encontrar un compañero que te permita jugar sin presión y tener una buena forma física». Si tuviéramos que buscar un símil entre el pádel y el fútbol, JJ Matea sería un Xavi Hernández. Es un organizador con gran despliegue físico, maneja el punto y lo fabrica desde la derecha para que el revés anote: «El que juega de revés sería como un Cristiano Ronaldo, un finalizador. Ambos jugadores deben complementarse».

El rey de la pala valenciana está inmerso en una nueva iniciativa, el Campus JJ Matea que arranca el 23 de junio. Se ha puesto manos a la obra para ofrecer a los más pequeños la «oportunidad de disfrutar de este deporte complementándolo con otras actividades como el inglés e inculcándoles valores».