La Supercopa consuela a Marruecos tras perder el Mundial 2026

Imagen del estadio Ibn Battouta de Tánger, donde se disputará la Supercopa./RFEF
Imagen del estadio Ibn Battouta de Tánger, donde se disputará la Supercopa. / RFEF

Una ilusionada Tanger espera la final entre Sevilla y Barcelona, la cual confían que suponga un gran impacto mediático y económico en el país

EFETánger (Marruecos)

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) confirmó este domingo que la Supercopa de España, que enfrentará al Barcelona y al Sevilla, se celebrará en Tánger. Sin embargo, antes del anuncio en la capital del norte de Marruecos ya se preparaban para albergar un evento que supondrá una fuerte apuesta deportiva y promocional por parte de la ciudad y el país.

Desde que el presidente de la RFEF, Luis Rubiales, dijera el pasado 9 de julio que era «muy probable» la disputa en Tánger del trofeo, que saldría por primera vez de la península ibérica, se desataron el interés y las expectativas de los millares de aficionados culés (y también merengues) de Marruecos, y del norte del país en particular.

Aún se desconoce cuánto costarán las entradas (fuentes cercanas a las negociaciones entre las federaciones española y marroquí dijeron a Efe que las más baratas rondarán los 400 dirhams, unos 36 euros), pero la hinchada azulgrana cuenta en Marruecos con verdaderos fanáticos que no dudarían en romper la hucha para ver al 'Barça' competir por un título en el estadio Ibn Batuta.

«La gente puede hacer un sacrificio económico, pero esperamos que el precio sea asequible para la mayoría, teniendo en cuenta el poder adquisitivo local», puntualizó Badr Alami, tesorero de la peña barcelonista 'Ibn Batuta', la única reconocida en Marruecos por el club catalán. Se espera que cada club disponga de en torno a 6.000 entradas, mientras que el transporte y hospedaje de ambas escuadras serán cubiertos por la organización.

Impacto positivo para el país

Desde la prensa local y el mundo balompédico marroquí se ha defendido que el evento representa una gran oportunidad en términos de imagen e impacto mediático, y se confía en que reporte múltiples beneficios a pesar de que la inversión, según los parámetros del fútbol marroquí, será ingente.

En España, la última edición de la Supercopa tuvo una audiencia cercana a los siete millones de telespectadores, por lo que el partido permitirá vender a un amplio público los encantos de una ciudad que recientemente inauguró su nuevo paseo marítimo y el primer tramo de un puerto deportivo que pretende, en el futuro, competir con el de Puerto Banús, en la malagueña Costa del Sol.

«La celebración en Tánger de la Supercopa de España quita un poco el sabor amargo que nos quedó al no poder organizar el Mundial de 2026, y nos permite reafirmar que somos capaces de organizar eventos futbolísticos internacionales», comentó a Efe Yafar Brigui, hombre de negocios y culé de toda la vida.

Algunas voces más pesimistas ponen énfasis en aspectos que pueden amenazar el éxito del partido, como los asientos no numerados del estadio (con aforo para 45.000 espectadores) y, especialmente, un alto riesgo de sobreventa, dado el elevado seguimiento que tienen en Marruecos la Liga española en general y el Barcelona en particular.

Tercera Supercopa que alberga Tanger

Esta será la tercera Supercopa europea que se celebre en Tánger en la última década, ya que albergó el 'Trofeo de los Campeones' francés en 2011 (Olympique de Marsella contra Lille) y 2017 (Paris Saint-Germain contra Mónaco). Para el Barcelona, Tánger no es tierra desconocida; en julio del 2012 humilló al Raja de Casablanca (8-0) en un amistoso disputado en el mismo recinto, con un doblete de Alexis Sánchez y un 'hat-trick' de Leo Messi.

Antiguo protectorado español durante mas de 40 años, el norte de Marruecos tiene fuertes vínculos futbolísticos con su vecino ibérico. La Unión Deportiva España de Tánger militó 3 temporadas en la Segunda División española, y el Moghreb Atlético de Tetuán jugó en Primera en la temporada 52-53.

Fotos

Vídeos