Perfil

Robert Moreno, del 'scouting' al banquillo de La Roja

Robert Moreno, del 'scouting' al banquillo de La Roja

Diplomado en Empresa Internacional y entrenador nacional desde 2003, el ya seleccionador a todos los efectos fue uno de los pioneros en el análisis de vídeo en España

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENLas Rozas

Robert Moreno saltó a la primera línea el pasado mes de marzo, cuando se sentó en el banquillo en La Valeta para dirigir a la selección española en el duelo ante Malta, después de que Luis Enrique tuviese que ausentarse por problemas personales. El asturiano dejó todo hablado con su entonces segundo, que junto a Rafel Pol mantuvo el plan elaborado. Desde este miércoles, ratificado a todos los efectos tras confirmarse que Luis Enrique renuncia a la selección por problemas personales, es el pleno responsable del combinado nacional.

Una situación muy distinta a la que afrontó aquel 27 de marzo, cuando asumió el control en público con la clara intención de seguir lo trabajado sin su jefe. «Debía ser una extensión de Luis Enrique, no Robert Moreno, sino una prolongación de él».

«Sé Robert Moreno, no seas Luis Enrique. Que sea yo, que no haga nada forzado», reveló que le había comentado el asturiano cuando dio la lista para los enfrentamientos ante Islas Feroe y Suecia el pasado 17 de mayo. Justo al contrario que en Malta.

Moreno es el cuarto seleccionador, algo que nunca imaginó hace quince años, cuando sacó la licencia nacional como entrenador y dirigía al juvenil del Castelldefels. El fútbol era su pasión y por eso, pese a estar diplomado en Empresa Internacional, volcó sus esfuerzos en ello. Conoció a Luis Enrique en 2010, durante su etapa en el filial ya que llegó al club como 'scouting' dado que era uno de los pioneros en el análisis de vídeo en España aunque es entrenador nacional desde 2003 y cuenta con la Licencia UEFA Pro. De hecho, dirigió al juvenil del Castelldefels antes de su vinculación con Luis Enrique (ya fue su segundo en la Roma, Celta y en Barcelona) y fue asistente de Juan Carlos Unzué en el Celta cuando Lucho se tomó un año sabático tras salir de Can Barça. Los que mejor le conocen a este joven recién entrado en los 40 dicen que es una persona inquieta, trabajadora, metódica, innovadora y perspicaz.

El propio Luis Enrique lo define en el prólogo de un libro escrito por Moreno, parte clave en la editorial MC Sports para editar libros sobre divulgación de ciencia deportiva, llamado 'Mi receta del 4-4-2. Reflexión, desarrollo y aplicación táctica de una visión de este sistema'. «Robert es un entrenador voraz, insatisfecho por naturaleza y con una asombrosa capacidad para analizar los problemas y encontrar las soluciones. Si a esto le sumas su capacidad de trabajo inagotable, el resultado no podía ser otro que libro interesantísimo». «Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito», es una cita de Aristóteles que aparece en el mencionado libro de Moreno.