Parejo debuta con España en una noche mágica

Parejo, a la izquierda de la imagen, protesta una dura entrada realizada sobre Koke. / AFP PHOTO / PIERRE-PHILIPPE MARCOU
Parejo, a la izquierda de la imagen, protesta una dura entrada realizada sobre Koke. / AFP PHOTO / PIERRE-PHILIPPE MARCOU

El capitán del Valencia, 10 minutos en su estreno con la absoluta | La selección completa un partidazo con un triplete de Isco y despacha a una albiceleste huérfana de Messi y que realiza duras entradas en la recta final

RODRIGO ERRASTIMADRID.

Esta selección ilusiona. Es cierto que un España-Argentina sin Messi es una comida sin pan y como sucede con cualquier manjar uno piensa que con el resultado final te iba a dejar más satisfecho. La ausencia del '10', aún limitado por su fatiga muscular, llegó cuando ya se había colgado el 'no hay billetes', por lo que nadie dejó de acudir al Metropolitano para asistir a un duelo que tuvo aire de Mundial. No por el histórico 6-1 final, parece imposible repetir una goleada aplastante así en Rusia, sino por la cercanía del torneo, por la presencia de más de 10.000 hinchas pasionales argentinos que disfrutaron con el himno de su patria y la buena voluntad de su selección ante una España que está armada para intentar conseguir una nueva estrella en el pecho.

Si fue un día especial para la selección, más si cabe para Dani Parejo. El capitán del Valencia por fin cumplió su sueño de debutar con la absoluta. A falta de diez minutos para el final y con el '23' a la espalda, Parejo chocaba sus manos con Thiago y saltaba al césped del Wanda Metropolitano. En ese momento España ya llevaba la media docena y Argentina sufría su propio esperpento. Al valencianista no le dio tiempo a exhibir cualidades, pero sí a disfrutar de un momento único dentro del vendaval español e Isco liderando la fiesta con un triplete.

Lopetegui tenía un plan y su equipo lo está desarrollando sin tacha, más allá de los seis goles ante una Argentina en construcción, que encajó la peor goleada de su historia. En el Metropolitano, que vivió un estreno inolvidable con la selección, arrancó con nueve de los que brillaron en Alemania, sólo introduciendo a Asensio por el ausente Silva y dando la titularidad a Diego Costa. En su cabeza el atlético es el titular y demostró con un gol sus condiciones. La idea era la misma y confirmó que la dupla Koke-Thiago en el medio puede ser una opción en caso de necesidad.

Argentina quiso competir la posesión a España. Tras más de 20 toques de Argentina, que intenta ser fiel al estilo Sampaoli y salir con la pelota jugada desde su portero, el debutante Meza encontró en carrera dentro del área a Higuaín. El 'Pipita' se adelantó a Ramos, pero no acertó a embocar con un remate mordido. La alta agresividad de los argentinos le proporcionaron alguna recuperación en campo ajeno, pero en general estuvieron desacertados en la combinación. Eso les costó caro y varios goles. Y es que Iniesta no solo da pases mágicos, también presiona y roba balones que acaban en gol. En uno de ellos, Asensio se la dejó a Costa en el punto de penalti que la marcó con fe y corazón, jugándose la tibia al chocar con Romero. Para los que dudan, absurdamente, se jugó la pierna en un amistoso intrascendente. Fruto de esa acción salió lesionado Romero y entró Willy Caballero. El 2-0 llegaría poco después, con Asensio de nuevo como asistente de Isco, que enchufó su primero de la noche.

Argentina recortó con el cabezazo de Otamendi, que la picó al suelo, pero no estuvo fino Ramos en el marcaje ni tampoco De Gea. Lo sabía el portero y también sus compañeros que le fueron a abrazar casi más que a Aspas por su asistencia desde portería en el 5-1. Lopetegui quiso insistir sin variar mucho el plan. Aspas accedió por Costa y agitó el duelo. De un buen desmarque suyo llegó el 3-1, de Isco en carrera. Segundo del malagueño, que siente la confianza ciega de Lopetegui. A veces se adorna, pero su mentor le está puliendo esos pequeños defectos. Cada vez es más completo.

Sin tiempo para casi asimilarlo llegó el cuarto gol, obrado por otro de los 'hijos' de Lopetegui. Thiago pisó área y terminó cruzando a la red con calidad. Como acostumbra a hacer en el Bayern. Rematarían la fiesta Aspas y otra vez Isco. Messi se marchaba de la grada del Wanda sin poder prolongar el triste espectáculo. Sobre todo cuando los argentinos se pasaron de frenada con duras entradas en la recta final del choque que pudieron costar alguna lesión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos