Tribunales

El presidente del PSG, imputado por corrupción relativa al Mundial de atletismo de Catar

Nasser Al-Khelaifi. /Thomas Samson (Afp)
Nasser Al-Khelaifi. / Thomas Samson (Afp)

Los magistrados investigan dos pagos por un total de 3,5 millones de dólares realizados por una sociedad propiedad de Al-Khelaifi a una empresa dirigida por el hijo de un antiguo presidente de la IAAF

COLPISA / AFPPARÍS

Los problemas se acumulan para el presidente del París Saint-Germain, Nasser Al-Khelaifi. También presidente de la cadena de televisión BeIN Sports, ha sido imputado este jueves por «corrupción activa» en la investigación relativa a la candidatura de Doha al Mundial de atletismo en 2017 y 2019.

Al-Khelaifi había sido declarado testigo asistido en marzo, en esta investigación judicial abierta en París, que también indaga en las condiciones de atribución de los Juegos de Tokio 2020 y Río 2016. Convocado de nuevo el 16 de mayo por el juez Renaud van Ruymbeke, el dirigente catarí no se presentó, alegando que estaba en la final de la Copa del Emir de Catar de fútbol, por lo que fue imputado por correo, según las fuentes conocedoras del dosier.

Los magistrados investigan dos pagos por un total de 3,5 millones de dólares, realizados en 2011 por la sociedad Oryx Qatar Sports Investment, propiedad de Al-Khelaifi y de su hermano Khalid, a beneficio de una sociedad de mercadotecnia deportiva dirigida por Papa Massata Diack, hijo del antiguo presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), Lamine Diack. En esta época, Doha aspiraba a recibir el Mundial de atletismo de 2017, organizado por la IAAF, y los Juegos de 2020.

Contrapartida

Los jueces de instrucción buscan determinar si en contrapartida de estos pagos, Lamine Diack, presidente de la IAAF entre 1999 y 2015, trabajó para posponer las fechas de organización de estos dos acontecimientos, debido a las condiciones meteorológicas del país. Además, estudian la obtención de votos de miembros de la IAAF en favor de Catar para el Mundial.

En una respuesta transmitida a la AFP, el abogado de Al-Khelaifi, Francis Szpiner, rechaza cualquier malversación de su cliente. Asegura que los fondos pagados por Oryx estaban «perfectamente rastreados» y que el directivo catarí «no validó ningún pago de cualquier naturaleza en relación con los hechos alegados». «Nasser Al-Khelaifi no era accionista ni dirigente de la sociedad Oryx en 2011. No intervino directamente ni indirectamente en la candidatura de la ciudad de Doha. Estos hechos no le conciernen», añade. Además, Szpiner considera que los jueces franceses no tienen la competencia sobre estos hechos y que han prescrito.

En este dosier, una figura cercana al dirigente del PSG, Yousef Al-Obaidly, presidente del grupo de medios BeIN, fue imputado el 28 de marzo, también por «corrupción activa». Lamine Diack, por su parte, fue imputado por «corrupción pasiva» un día antes. Su hijo tiene una orden de arresto emitido el 18 de abril por los jueces de instrucción por sospechas de «corrupción pasiva» y «blanqueo agravado», según una fuente próxima al caso.

El primer pago fue realizado el 13 de octubre de 2011 y el segundo el 7 de noviembre del mismo año, cuatro días antes de la votación de la IAAF. Fue finalmente Londres, que había entrado en la carrera del Mundial más tarde que la capital catarí, la que logró la organización. Pero tres años después, Doha obtuvo la organización del Mundial, que se celebrará del 27 de septiembre al 6 de octubre del presente 2019.

Los pagos estarían previstos en un acuerdo con la sociedad de Papa Massata Diack, Paodzi, en el que Oryx Qatar Sports Investment se habría comprometido además a comprar los derechos de televisión y patrocinio por 32,6 millones de dólares, a condición de que Doha obtuviera el Mundial de 2017, según una fuente próxima al caso. Este contrato establecería que los pagos efectuados antes de la decisión de la IAAF del 11 de noviembre de 2011 eran «no reembolsables», lo que intriga a la justicia francesa.

Encargados de investigar un pacto de corrupción entre los dirigentes de la IAAF y Rusia para tapar casos de dopaje, los jueces encontraron los pagos sospechosos a Papa Massata Diack, para el que la fiscalía financiera acaba de pedir juicio, junto a su padre Lamine Diack. Refugiado en Senegal, Papa Massata Diack ha rechazado siempre las acusaciones de corrupción. La justicia francesa no ha podido interrogarle.

Temas

Qatar