«Ojalá el A-Ball iguale al fútbol»

La selección nacional de fútbol sobre ruedas, ayer en el aeropuerto de Manises minutos antes de viajar hacia China. / lp
La selección nacional de fútbol sobre ruedas, ayer en el aeropuerto de Manises minutos antes de viajar hacia China. / lp

«A raíz de estar sentado en la silla, adquieres unos valores que antes no tenías», afirma Fernando Giner, impulsor del balompié sobre ruedas

JORGE PEIRÓVALENCIA.

La ilusión y las ganas sobrevolaban el ambiente que se respiraba en el aeropuerto de Manises en la mañana de ayer. Era palpable en el rostro de los protagonistas, los jugadores de la selección española de A-Ball, el fútbol en silla de ruedas. Los deportistas valencianos estaban a punto de emprender una larga e histórica travesía rumbo a tierras chinas. Su intención es mostrarse ante el mundo y tratar de convertir la disciplina en la que compiten en deporte paralímpico.

«Al fútbol también se puede jugar con una silla de ruedas como llevan demostrando ellos durante varios años, es momento de reivindicar este deporte», afirmó Salvador Gomar, presidente de la FFCV y vicepresidente de la RFEF. Gomar animó a la gente a implicarse algo más en la actividad que realiza el equipo nacional: «Recomiendo a la gente que vaya a verlos jugar. Te quedas alucinado viéndolos». Los cuatro jugadores presentes estuvieron acompañados por un ilustre deportista paralímpico como David Casino. El cinco veces medallista animó y aconsejó a los protagonistas de la jornada minutos antes de que estos embarcaran hacia la ciudad de Tianjin (China).

Precisamente el capitán del equipo, Luis Peinado, lamentó la ausencia del resto de integrantes, unos catorce, y reconoció sentirse «con muchísimas ganas» de afrontar esta experiencia. «Queremos enseñar al resto del mundo lo que hacemos, en este caso al componente chino, que son muchos, la idea es expresar y apoyar esta nueva modalidad deportiva», comentó el capitán.

«Animo a la gente a que vaya a verlos jugar, te quedas alucinado con ellos», destaca Gomar

Peinado se acordó de todas aquellas personas con alguna discapacidad con cierta reticencia a practicar deporte: «Animo a todos a que practiquen deporte, hay un abanico muy grande de posibilidades. El fútbol es el deporte rey y esperemos que el fútbol en silla de ruedas acabe siendo igual que el que es seguido por tanta gente». Fernando Giner, principal impulsor de esta disciplina, también despidió a los deportistas en el aeropuerto y quiso dar cierto peso al viaje de los jugadores valencianos a Tianjin: «Es muy importante para toda la sociedad, es un sector que tiene que ser tenido más en cuenta, a nivel deportivo y político. Este es un deporte de inclusión». El exjugador del Valencia y Levante destacó la relevante función social que recae sobre estos atletas paralímpicos: «No hay nadie mejor que ellos para transmitir valores cada minuto de su vida. A raíz de estar sentado en la silla es cuando empiezas a obtener valores que antes no tenías». El presidente de la Federación Española, Luis Rubiales, tampoco se olvidó de los jugadores: «Os admiro mucho y representaréis muy bien a España».