Rubiales, con Florentino se ha topado

Julen Lopetegui y Florentino Pérez, en la presentación del primero como entrenador del Real Madrid./Reuters
Julen Lopetegui y Florentino Pérez, en la presentación del primero como entrenador del Real Madrid. / Reuters

La beligerancia del discurso del presidente del Madrid contra el presidente de la Federación anuncia la apertura de hostilidades entre ambos dirigentes

JUANMA MALLO

Son muchas las voces que han respaldado tanto en público como en privado la forma en la que Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol, abordó la crisis provocada por el anuncio no previsto –«Me enteré cinco minutos antes», dijo de manera enérgica– del fichaje de Julen Lopetegui por el Real Madrid. Acababa de llegar a Moscú para participar en el acto de la FIFA para designar la sede del Mundial de 2026. Sin embargo, visto lo ocurrido con el exseleccionador, se montó de nuevo en el avión y regresó al lugar de concentración de España, a Krasnodar, a dos horas. Allí se sentó con los pesos pesados de la plantilla de La Roja y con varios dirigentes del fútbol nacional y, tras largas conversaciones, tomó la decisión de echar al seleccionador a solo 48 horas del debut de España en el Mundial, que se produce esta tarde en Sochi frente a Portugal.

También son muchos quienes sostienen que la aplicación de cirugía para acabar con el mal fue una acción desafortunada que desestabiliza al equipo, crea grupos enfrentados en el grupo de futbolistas y sus consecuencias son incalculables. No obstante, de puertas para afuera, todos los profesionales, a través de las redes sociales, han enviado mensajes de unidad, de que España, en busca de su segunda estrella, es más bloque que nunca. Un ejemplo, Gerard Piqué, siempre en el desafortunado disparadero, o Sergio Ramos, los dos pesos pesados de este grupo. «Somos la selección, representamos un escudo, unos colores, una aficion, un país. La responsabilidad y el compromiso son con vosotros y por vosotros. Ayer, hoy y mañana, juntos», señaló el sevillano.

Y, finalmente, hay quienes sin posicionarse a favor o en contra consideran que Rubiales ha cometido un «gravísimo error» que le va a acompañar el resto del mandato. Se ha enfrentado a Florentino Pérez, a quien, con otras palabras, acusó de tracionar a la Federación, a la afición española y a él mismo.

Veinticuatro horas después del terremoto, en la presentación en el Santiago Bernabéu, del nuevo técnico del Real Madrid, el propietarios de ACS descargó todo su arsenal contra Luis Rubiales. «No hay precedentes de que un acuerdo de trabajo para después de un Mundial se considere un acto de deslealtad». Y siguió, esta vez con más contundencia: «Hay gente que sólo busca desprestigiar nuestra imagen (la del Madrid) y hay que hacer frente a los que intentan dañar a nuestro club». No se detuvo ahí. «Lo que parecía un acto de normalidad se convirtió en un absurdo acto de orgullo mal entendido», censuró Florentino.

Son pocos los que recuerdan un ataque tan visceral de un presidente del Real Madrid al máximo dirigente de la Federación Española, lo que se interpreta como el inicio de un proceso de hostilidades entre ambas instituciones de difícil solución. Mientras tanto, la caseta de La Roja quiere olvidar este maremoto insólito antes de un Mundial –aunque España casi siempre ha convivido con los líos en los días previas a un gran torneo– con una victoria esta noche ante la campeona del mundo. Eso sería la mejor. Pero siempre quedará la herida, el tremendo choque entre la nueva Federación Española y el presidente del conjunto blanco, uno de los más poderosos del planeta. Por tanto, se prevéen más capítulos.

 

Fotos

Vídeos