En Mestalla se demostró la disparidad de criterios

Gabriel Paulista. / EFE
Gabriel Paulista. / EFE

La entrada de Januzaj a Gabriel Paulista en el tendón de Aquiles pone en tela de juicio la nueva interpretación sobre este tipo de lances

JORGE PEIRÓValencia

El partido del sábado entre el Valencia CF y la Real Sociedad no estuvo exento de la polémica del tendón de Aquiles. El tipo de acciones que marcó la jornada inaugural de La Liga se repitió en Mestalla y el nuevo criterio anunciado en la circular del Comité Técnico de Árbitros (CTA) para este año no se respetó. La entrada de Adnan Januzaj a Gabriel Paulista fue arbitrada de manera diferente a las realizadas por Luka Modric y de Jorge Molina, los cuales no acabaron sus partidos puesto que ambos fueron expulsados.

Los pisotones del centrocampista blanco y el delantero azulón fueron sancionados con roja directa aplicando el novedoso criterio de este año sobre las entradas en el tendón de Aquiles, que tiene la intención de proteger la salud del futbolista. Ahora, cualquier pisotón sobre esta zona será sancionado con cartulina roja directa. La acción entre Januzaj y Paulista fue calcada a las dos mencionadas pero el colegiado del encuentro, Gil Manzano, la gestionó de otra manera.

En una disputa en la segunda parte, Januzaj, sin esférico de por medio y sin intencionalidad, pisó el tendón de Aquiles de Gabriel Paulista. Cabe destacar que la nueva norma va más allá de la intencionalidad del futbolista por dañar al rival, por lo tanto esta ha dejado de ser un argumento relevante.

En la jugada de Mestalla, el árbitro ni siquiera señaló falta y la acción tampoco fue sujeta a revisión por parte del videoarbitraje. La disparidad de interpretaciones sobre las infracciones que tienen a la zona del tendón de Aquiles como afectado perjudicó en este caso a un Valencia que, de haberse seguido el criterio explicado en la circular de los árbitros y aplicado con Modric y Molina, habría disputado los últimos minutos del choque ante la Real Sociedad con un futbolista más que los visitantes sobre el verde.

La entrada sobre Paulista no fue la única que fue arbitrada de manera opuesta en la primera jornada de Liga. Se dio un caso similar en el partido entre Betis y Valladolid donde se volvió a exhibir la falta de uniformidad de criterios ante esta circunstancia. La acción tuvo como protagonistas a Loren Morón, por parte de los verdiblancos, y a Míchel, por parte de los blanquivioletas. La misma historia que entre Paulista y Januzaj. Míchel pisó el talón izquierdo de Loren y la tarjeta roja, al igual que en el Valencia-Real Sociedad, no fue mostrada por el colegiado. El lance tampoco fue revisado por el VAR para que la decisión fuera modificada a tiempo. El futbolista visitante no recibió castigo alguno, al igual que ocurriera el sábado con Januzaj en el coliseo valencianista.