Fichajes

Júnior Firpo, competencia para Jordi Alba

Junior Firpo junto a Josep Bartomeu./Media Base Prensa
Junior Firpo junto a Josep Bartomeu. / Media Base Prensa

El Barcelona ficha al hasta ahora lateral izquierdo bético a cambio de 18 millones de euros fijos más otros 12 en variables

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

El Barcelona hizo oficial ayer el fichaje del reciente campeón de Europa con la selección española sub-21 Júnior Firpo. El lateral izquierdo firmará un contrato que le vinculará al club azulgrana durante las próximas cinco temporadas tras el acuerdo con el Real Betis en una operación que asciende a los 18 millones de euros fijos más 12 en variables, según anunció la propia entidad catalana.

Júnior, de 22 años y dominicano de nacimiento pero nacionalizado español, llegará a la plantilla del campeón de Liga para reforzar la defensa y ser la competencia de Jordi Alba en el lateral izquierdo, después de una temporada en la que el futbolista de Hospitalet acumuló la práctica totalidad de los minutos de juego en su puesto ante la ausencia de un sustituto en la primera plantilla del Barça. Consciente de esa debilidad, la dirección deportiva azulgrana apuesta ahora por un jugador joven pero contrastado que permita rotar a Alba y tener cubierto con garantías el carril izquierdo de la defensa ante cualquier contingencia.

De esta manera, el canterano bético se convierte en la cuarta incorporación culé del verano tras los fichajes de Antoine Griezmann, Frenkie de Jong y Neto, y tendrá una cláusula de rescisión de 200 millones de euros. «Su altura, velocidad y precisión en el pase hacen de él uno de los laterales izquierdos con más recorrido del panorama actual. Uno de los jóvenes talentos que ha brillado durante el curso pasado en la Liga, Júnior es una preocupación para las defensas rivales. Y es que el nuevo fichaje azulgrana dota de gran peligro ofensivo a su equipo. Su electricidad y sus incansables piernas le hacen recuperar rápido la posición defensiva. Además, Júnior Firpo domina el juego de posesión y se asocia con criterio, aspectos fundamentales del juego azulgrana», destacó el Barça en el comunicado oficial sobre su fichaje.

El lateral izquierdo se desplazó a la ciudad condal a primera hora de la mañana de ayer y tras someterse a la revisión médica, firmó su nuevo contrato ante la presencia del presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, y en compañía de su representante, Pere Guardiola. Junior participó ya por la noche en la presentación del equipo azulgrana durante el tradicional Trofeo Joan Gamper y formará parte de la expedición azulgrana en la gira por los Estados Unidos.

El nuevo jugador del Barcelona disputó la pasada temporada 29 partidos con el Betis (24 de Liga, cuatro de Europa League y uno de Copa del Rey), anotando tres goles. A pesar de una lesión muscular y de la posterior recaída que le tuvo apartado de los terrenos de juego durante varias semanas, fue un fijo para Quique Setién cuando estuvo bien físicamente y terminó la temporada siendo clave en el plantel de la selección española sub-21 que se proclamó campeona del Europeo de la categoría en Italia y San Marino, lo que aceleró considerablemente su salida del club verdiblanco.

«Estoy muy contento de estar aquí con estos grandes jugadores. Espero que hagamos cosas muy bonitas», señaló el jugador en su primera aparición pública como azulgrana, con motivo del Congreso Mundial de Peñas del Barcelona, al que acudió junto al resto de la plantilla culé. También tuvo palabras de agradecimiento hacia su anterior club, en este caso a través de las redes sociales: «Nunca imaginé que este momento fuera a llegar tan pronto pero hoy me toca decir adiós. Gracias a quienes me habéis acompañado en este camino, en especial a mi familia y amigos».

Con su incorporación y el ascenso al primer equipo del canterano Moussa Wagué, que competirá por un puesto de titular en el lateral derecho junto a Nelson Semedo, la plantilla de Ernesto Valverde queda prácticamente perfilada a la espera de las posibles salidas del brasileño Philippe Coutinho y del hispano-brasileño Rafinha, pretendido por el Valencia, y de la resolución del culebrón alrededor del regreso de Neymar, que a tenor de su tira y afloja con el París Saint-Germain parece no renunciar a volver a vestir de azulgrana, esperanzado en que el Barça acabe echando el resto en su fichaje.