Grupo H | Jornada 4

Mina pone solución a los problemas del Valencia

Santi Mina, celebra su gol. /AFP
Santi Mina, celebra su gol. / AFP

Un doblete del gallego y otro tanto de Soler sellan la victoria ante el Young Boys y mantienen las opciones de clasificación, aunque se complican mucho con la victoria del United ante la Juventus

MIGUEL OLMEDAMadrid

«Estamos muy cerca de ganar», aseguraba Marcelino García Toral en la previa del choque ante el Young Boys. Concretamente, a un gol de distancia. Para acabar con la mayor sequía de su historia, el Valencia confió los deberes a Santi Mina, un jornalero del área pequeña, y el gallego agradeció la oportunidad como mejor sabe: marcando dos tantos para sellar la primera victoria de esta Champions.

El Valencia salió con determinación a jugarse un envite con sabor a órdago. Cómodo con las valientes intenciones del Young Boys, el equipo de Marcelino mordía en la presión y corría al contragolpe, dos de los mandamientos del librillo del asturiano. Pudo marcar Rodrigo en un mano a mano anulado por fuera de juego que el VAR habría permitido y marcó Santi Mina, que desde que regresó de su lesión vive un matrimonio con el gol: lleva cuatro en tres partidos, más que ningún otro en Mestalla esta temporada.

3 Valencia

Neto, Wass, Garay, Gabriel, Gayà, Soler, Coquelin, Kondogbia (Vezo, min. 87), Guedes (Ferrán Torres, min. 75), Rodrigo y Mina (Gameiro, min. 68).

1 Young Boys

Von Ballmoos, Mbabu, Lauper, Von Bergen, Benito, Fassnacht (Nsame, min. 61), Sow, Sanogo, Ngamaleu (Sulejmani, min. 46), Assalé y Hoarau (Aebischer, min. 75).

GOLES
1-0: min. 14, Mina. 1-1: min. 37, Assalé. 2-1: min. 42, Mina. 3-1: min. 56, Soler.
ÁRBITRO
Itsván Kovács (Rumanía). Amonestó a Santi Mina, Gayà, Ngamaleu, Mbabu, Benito, Lauper y Von Bergen; y expulsó con roja directa a Sanogo, en el minuto 77.
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la cuarta jornada del Grupo H de la Liga de Campeones, disputado en el estadio de Mestalla. 36.480 espectadores.

En realidad el 1-0 lo fabricaron entre Rodrigo, dejando detalles de la versión que le llevó al Mundial, y Carlos Soler, de largo el mejor del partido. El '19' transformó un 'melón' de Wass condenado al saque de banda en una ocasión de peligro sin ni siquiera tocar la pelota. Von Bergen cayó en su quiebro y el delantero habilitó ya sin marca al canterano, cuya picada sobre Von Ballmoos se topó con el poste. Al rechace apareció Santi Mina para que Mestalla celebrase su primera diana de Champions en más de tres años.

El gol del gallego espoleó todavía más el dominio del Young Boys, también en parte porque el Valencia reculó dos pasos hacia la meta de Neto. Parecía un mal negocio en vista de los precedentes del curso, y así terminó siéndolo. Primero pudo empatar Assalé, completamente solo en el segundo palo, pero su rematé acabó en la grada de manera inexplicable. A la siguiente que tuvo el costamarfileño no perdonó: encajó en la cepa izquierda del poste un balón que había recuperado Sanogo en el centro del campo, en una acción muy protestada por los jugadores locales.

Debería el Valencia reflexionar acerca de su reacción al 1-1 y tomarla como referencia para futuras ocasiones. No se habían cumplido ni cinco minutos del empate cuando, en una jugada que empezó en la banda izquierda, el balón llegó a la derecha encontrando la subida de Wass, convertido en una más que aceptable solución para el lateral. El danés se lo cedió a Soler y el canterano dibujó una rosca perfecta que encontró las coordenadas que más les duelen a los porteros. Esas que conoce de memoria Santi Mina, hábil para marcar hasta con la planta del pie.

Sentencia y tranquilidad

Del paso por los vestuarios no volvió Ngalameu, a quien el árbitro había perdonado la roja en dos ocasiones. Sí que regresó al campo Soler, todavía más enchufado que en la primera mitad, para castigar al amonestado Benito por la banda derecha. Primero con una internada en la que no logró definir, perdido entre sus propios recortes. Después con una cabalgada que le plantó ante Von Ballmoos con tres opciones por delante: pudo cedérsela a Santi Mina o habilitar a Guedes, que llegaba solo al segundo palo, pero prefirió definir al palo largo con frialdad, imparable, y coronar su partidazo con el 3-1 definitivo.

Un gol que sentenció al Young Boys y que permitió a Marcelino repartir descansos merecidos. Por ejemplo, para Mina, que encadenaba 250 minutos tras mes y medio lesionado. Por ejemplo, para Guedes, fundido físicamente. También pudo ingresar en la enfermería Coquelin, que coqueteó con la tríada en una criminal entrada de Sanogo, sin necesidad, que vio la roja directa.

Sin sobresaltos ni tensión al final del partido por primera vez esta temporada, el Valencia continúa con opciones de clasificarse para octavos, aunque la clasificación se ha complicado mucho por la victoria del Manchester United ante la Juventus. Por delante le esperan la Juventus en Turín y el Manchester United en Mestalla en la última jornada, aunque con la tranquilidad de tener virtualmente asegurada la tercera plaza que da acceso a la Liga Europa.

Fotos

Vídeos