La UEFA expedienta al Barça por las esteladas en la final de Berlín

Aficionado del Barcelona en la final de Berlín. /
Aficionado del Barcelona en la final de Berlín.

El organismo que preside Platini puede clausurar parcialmente el Camp Nou o imponer una multa de hasta 60.000 euros

IGNACIO TYLKOMadrid

La presencia masiva de banderas independentistas y los cánticos de ese signo en la final de la Liga de Campeones, celebrada el pasado 6 de junio en Berlín, pueden costarle caro al Barcelona, objeto de un expediente disciplinario por parte de la UEFA que podría cerrarse con una multa de unos 60.000 euros e incluso el cierre parcial del Camp Nou en el próximo partido europeo. Tras conocer la decisión adoptada por el organismo que preside Michel Platini, el club azulgrana ha anunciado que presentará alegaciones y recurrirá antes del 15 de julio, ocho días antes del veredicto de la UEFA.

En el Barça mostraron su sorpresa por entender que el informe ha sido realizado a partir de informaciones recogidas a través la retransmisión televisiva del partido contra la Juventus, no presencialmente. Se da la curiosa circunstancia de que en el informe del delegado de la UEFA en aquel partido, el holandés Harry M. Been, se destacaba el «excelente comportamiento» de los aficionados culés, cuyos gritos de ánimo entendió que «no fueron discriminatorios», y se ponía de relieve que en la zona de la grada azulgrana no se utilizaron artefactos de pirotecnia. Pero el documento final y determinante está firmado por la abogada ucraniana Anna Bordiugova, inspectora la comisión disciplinaria de la UEFA.

Este expediente no empaña una jornada histórica para el Barça, que se adjudicó su quinta Copa de Europa ante la Vecchia Signora y consumó el triplete de la temporada, pero si afea la politización de un acontecimiento deportivo de gran magnitud. La UEFA envía un coordinador de seguridad a todos los partidos europeos, una figura que desde el pasado febrero también existe en España y es la encargada de hacer constar todos aquellos comportamientos que no cumplan los preceptos del juego limpio, ya sean de carácter racial, xenófobo o político.

Gran escaparate

Y el dosier referente a la final de la Champions deja claro el exceso de contenido político e independentista. Hace constar la presencia masiva de banderas esteladas y también la entonación durante el encuentro por parte de los aficionados de cánticos a favor también del independentismo del Estado catalán. Tanto la UEFA como la Federación Española entienden que el club es el máximo responsable del comportamiento de su afición.

Según fuentes de la UEFA, ha sentado muy mal que se realicen manifestaciones políticas en la gran fiesta del fútbol continental, un enorme escaparate para los jóvenes. El Barça puede considerarse reincidente, ya que en otros partidos de la máxima competición celebrados en el Camp Nou el coordinador de seguridad observó la exhibición de pancartas con mensajes independentistas.

Si no prosperan las alegaciones del Barça, la Comisión de Control y Disciplina de la UEFA puede optar por dos caminos en su reunión del 23 de julio. En el peor de los escenarios, impondría el cierre de una parte de la grada del Camp Nou en el primer compromiso de la fase de grupos de la Champions que los azulgrana jueguen en casa. La zona clausurada se tendría que cubrir con una lona y un mensaje bien visible en defensa de los valores del juego limpio. Esta sanción acarrearía también una multa económica. El Real Madrid ya vivió una situación similar en el curso recién terminado. Fue en la visita del Basilea al Santiago Bernabéu y la sanción era consecuencia de la exhibición de banderas de carácter político y gritos racistas durante el choque de semifinales de la temporada 2013-2014 entre el club blanco y el Bayern de Múnich.

La otra vía pasaría por una fuerte multa que oscilaría entre 50.000 y 60.000 euros y el aviso de que el cierre parcial del Camp Nou sería realidad en caso de reincidencia.