LaLiga se baña en millones

LaLiga se baña en millones

Atlético, Barça y Madrid participan en siete de los ocho fichajes más caros | Sólo la competición doméstica apuesta por operaciones con jugadores de ataque; en el resto de campeonatos los centrales son de oro

JORGE PEIRÓ

Hay quien cree que la mejor liga del mundo es la española. Otros dicen que la inglesa es más competitiva y anda algo más igualada. A algunos les gusta cómo se defiende en Italia -el último caso es el de De Ligt- y a otros les apasiona el ambiente de los estadios alemanes.

Independientemente de gustos y preferencias, la realidad es que LaLiga es la que más dinero gasta y, por consecuencia, la que más dinero mueve. Los clubes españoles, en su afán por volver a dominar el balompié europeo, están construyendo proyectos ambiciosos con desembolsos inimaginables hace décadas.

Parece que los transatlánticos del fútbol español se hayan puesto de acuerdo para volver a disputar una final europea. Recordemos que la temporada pasada hubo pleno de representantes ingleses en finales de Champions League y Europa League cuando la tónica dominante venía siendo que en la Supercopa de Europa se hablara castellano.

Echando un ojo a las cantidades de los gráficos, no hay color. Los tres movimientos más costosos están situados en la Península Ibérica. Además, en los fichajes que encabezan el resto de grandes ligas también ha habido protagonismo español. Lucas Hernández y Rodrigo Hernández provienen del Atlético de Madrid mientras que el Barcelona ha estado muy presente en la puja por el joven Matthijs De Ligt, que finalmente se ha decantado por jugar al lado de Cristiano Ronaldo en Turín.

El bombazo del verano ha sido Joao Félix. Sorpresa ya que pocos esperaban que se pagara la friolera cifra de 126 millones de euros por el ariete luso. El chico llega al Metropolitano con presión, con el cartel de su precio colgado encima, y con la misión de hacer olvidar a Antoine Griezmann. Ardua tarea.

Con tan solo una temporada disputada en el máximo nivel y en una liga no demasiado competitiva como la portuguesa, veinte dianas (quince en Liga NOS y tres en Europa League) y nueve asistencias avalan a un Félix que junto a los Marcos Llorente, Héctor Herrera, Mario Hermoso, Kieran Trippier y demás tratarán de devolver al Atleti a la lucha por los títulos.

La decisión y la apuesta del Barcelona ha sido Antoine Griezmann. 120 millones han sido suficientes para que el galo pueda por fin vestir de azulgrana. Tras los «me quiero quedar tío» y los «siempre os llevaré en el corazón» anunciados a través de vídeos caseros y películas producidas por Gerard Piqué, Griezmann ya es culé.

Bendito problema el de los catalanes ahora. Messi, Suárez, Griezmann, Coutinho, Dembélé y Neymar. El ex del Liverpool y el ex del Dortmund no tienen cabida con tanto crack y los rumores de la vuelta de Neymar seguirán hasta que concluya el mercado. El holandés Frenkie De Jong es la pieza que cierra el mediocampo de un Ernesto Valverde al que se le va a exigir la Champions.

El Valencia ha sido más discreto y relucen los 35 millones que ha pagado por Maxi Gómez y por Cillessen, en este caso para enviar a Can Barça al brasileño Neto.

Por su parte, Florentino ha vuelto a ser el que era y ha sacado la billetera. Se ha puesto serio, 300 kilos en fichajes, con galáctico incluido.

El madridismo afronta la campaña que entra con una ilusión renovada. La vuelta de Zidane, junto a tanta cara nueva, han trasladado a los seguidores blancos al jardín del Edén. Precisamente así le pusieron al belga que va a jugar en Chamartín: Eden Hazard. Los mejores futbolistas han de jugar en LaLiga y el extremo es uno de los top sin ninguna duda. Se unen al ex del Chelsea, Rodrygo, Mendy, Militao y Jovic para dar alguna alegría que otra a la Casa Blanca.

El último de la lista, Luka Jovic, proviene de una Bundesliga donde las cosas no han cambiado. El Bayern gastando a lo loco y firmando a jugadores de clubes de menor entidad en el país. Son los casos de Lucas Hernández, que ha costado veinte millones menos que Hazard, y de Benjamin Pavard, procedente del humilde Stuttgart.

Eso sí, este año el principal animador ha sido el Borussia Dortmund, con cinco traspasos entre los diez que más dinero han movido. Todo sea dicho, el más valioso ha sido el arrepentido Mats Hummels, que vuelve a casa por 30 millones.

Otro alemán, Jurgen Klopp, afirmaba hace poco que solo Paris Saint Germain y Manchester City podían gastar cientos de millones ventana tras ventana de traspasos. Y no le falta razón.

En Inglaterra, un español ha sido el que más parné ha movido: Rodri. Además, otros dos españoles como Ayoze Pérez y Fornals se cuelan en el top 10 en una liga en la que equipos de media tabla como Leicester o West Ham tienen músculo financiero para gastarse cerca de 40 millones en un jugador. Impensable en España.

Y mucho menos en Italia, donde las cantidades de los traspasos recuerdan a las de décadas pasadas exceptuando De Ligt. En los Apeninos son muy tradicionales y les encanta defender. Donde haya un zaguero sólido, es a donde va la plata. Los cuatro traspasos más caros de la Serie A son defensas. Y en el top 7 se incluyen dos porteros más, uno de ellos el español Pau López.

En Francia las cifras son similares a las de los italianos, exceptuando que nuestros vecinos no han vivido un caso De Ligt. Así que por ahora su jugador más caro lo ha firmado el PSG, como de costumbre, por 31 millones.

Por cierto, otro central. Parece que en Europa la temporada que viene los clubes quieren encajar menos goles o algo así ya que la inversión en centrales como Lucas o De Ligt y en laterales como Mendy o Wan-Bissaka ha sido espectacular. Que no conviertan al balompié en un deporte aburrido.