San Julián se despide del fútbol

San Julián celebra el gol del ascenso de La Nucía. / la nucía
San Julián celebra el gol del ascenso de La Nucía. / la nucía

JORGE PEIRÓVALENCIA.

«Es un final de película de Hollywood», confesaba incrédulo Luis San Julián (Valencia, 1979) después de su histórico gol con La Nucía para firmar el primer ascenso de la historia del club a Segunda División B. El último balón que tocó el exjugador de cuarenta años como profesional fue aquel 2-1 en el minuto 93 ante el Linares. Su carrera deportiva tuvo un final de ensueño que muchos futbolistas desearían tener. Ahora, el mediocentro confirmó una retirada deportiva que ya anunció una vez consiguiera la épica promoción a la categoría de bronce con su exequipo, La Nucía. En un comunicado, San Julián reconoció que se enfrenta al momento «que un futbolista nunca quiere que llegue», poniendo así punto y final a «un modo de vida» que le ha acompañado durante 22 años.

El exfutbolista se mostró agradecido a todas las personas que le han acompañado durante su trayectoria deportiva, sobre las que reconoce haber aprendido mucho. «Muchos compañeros se han convertido en amigos, incluso hasta en familia. El secreto de todo está ahí dentro», apuntó el valenciano San Julián sobre la importancia de la unión que debe tener el vestuario en un equipo.

El exjugador de La Nucía subrayó la importancia de su familia en los momentos más difíciles, «cuando todo se pone tan cuesta arriba». «Ahora vamos a disfrutar de otra manera», dijo el mediocentro sobre su nueva vida alejada de los terrenos de juego. El héroe del ascenso de La Nucía adjuntó al texto de despedida una imagen de la diana que sirvió para escribir la página más dorada de la historia del club, una escena que él mismo se atreve a definir como «el momento más mágico que me ha regalado este deporte». El obrero del fútbol dice adiós al balompié y lo hace como un héroe en el césped.