¿Gareth vale ahora como comunitario?

Bale, durante un partido con su selección. /
Bale, durante un partido con su selección.

En la concentración de España se repetían las preguntas, pero con la tranquilidad de que las primeras medidas entrarán en vigor como pronto en dos años

RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

«¿Qué ha salido al final?» Preguntaban al levantarse los más despistados a los internacionales españoles que juegan en la Premier League sobre la consulta 'Brexit' (British Exit, Salida Británica). David de Gea, Héctor Bellerín, César Azpilicueta, Cesc Fàbregas, Pedro Rodríguez y David Silva eran los más consultados, pero no tenían todas las respuestas a las preguntas planteadas después de que los británicos eligiesen abandonar la Unión Europea. «Lo primero, respeto el voto de la gente. No soy político y no me gusta entrar en estos temas y lo segundo es que hay que esperar las consecuencias a todos los niveles, no sólo deportivos», decía Azpilicueta, fijo en las alineaciones del Chelsea desde 2012. El navarro transmitía tranquilidad porque, como recordaban en el seno de la Federación Española de Fútbol (FEF) las medidas no tendrán un carácter retroactivo, ni un efecto inmediato para este mercado de fichajes aunque sí podría condicionarlos pensando en el futuro. «Mínimo faltan dos años y se habla de hasta siete», explicaba un federativo.

Y es que otros, como Morata o Nolito, están en el ojo de varios de los grandes de la competición inglesa. Nolito, que es una petición de Pep Guardiola para el Manchester City, bromeó cuando le preguntaron por el Brexit. «Es un baile que hacen en la NBA o quizá estoy equivocado», dijo con su clásico tono guasón primero antes de ser más conciso. «Sinceramente por ahora, no me afecta. Me da igual», dijo en la rueda de prensa negando que le vaya a perjudicar en una posible salida de su club. «En la vida tienes que ser valiente y tomar decisiones. Intentaré tomar las adecuadas», responde el jugador del Celta sobre un posible movimiento a la Premier, la competición con mayor poder económico del mundo (casi triplicando el poder de la española).

«¿Y ahora qué?», se preguntaban en las instalaciones de su hotel de la isla de Ré algunos miembros de la expedición. ¿Y Bale? Gareth Bale, que ha anotado con Gales un gol en cada uno de los encuentros de la primera fase y que es pichichi del torneo junto a Morata, es el caso contrario: el de un jugador británico que está en la Liga. ¿Pasaría a ocupar plaza de jugador extracomunitario? Legislación en la mano, pasaría a ser extranjero a todos los efectos y estaría en la misma situación que la de cualquier otro ciudadano del Reino Unido que reside en España pero... a día de hoy no cambiaría nada. Actualmente, el Real Madrid tiene ocupadas las tres fichas de extracomunitarios que permite la Liga, con James, Danilo y Casemiro, por lo que el cupo ya estaría cerrado.

Tres extracomunitarios por club

Las medidas que se establezcan tras la negociación de salida sí podrían afectar a la renovación, que estaba negociación hasta 2023, ya que condicionaría la composición de la futura plantilla. Necesitaría que alguno de ellos lograse la doble nacionalidad, algo que si tiene por ejemplo Marcelo, para que el '11' blanco siguiera en Chamartín. El límite de extranjeros, por contra, no afecta a las competiciones europeas, Champions League y Europa League, cuya regulación prevé que los clubes tengan un máximo de 25 fichas, sin mayores distinciones entre comunitarios o no, pero sí cuenten al menos con 8 de jugadores nacionales o formados en el país del club. Es decir, una plantilla que compita en un torneo de UEFA sí podría superar esa cifra de extranjeros máxima que tiene La Liga.Llama la atención que la consulta coincide con un pleno histórico de las selecciones del Reino Unido (Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte) en los octavos, donde galeses y norirlandeses se enfrentarán en una de las eliminatorias por lo que asegurarán al menos un representante en cuartos del torneo galo, donde 138 de los 368 que disputan el torneo están en Gran Bretaña.

Ahora mismo, según apunta 'The Guardian', casi dos tercios de los jugadores europeos, en torno a un centenar, que militan en la Premier, ampliable a casi 400 en todo el Reino Unido, no cumplirían las condiciones para obtener el visado de trabajo. «Tenemos una competición de gran éxito, que tiene un fuerte atractivo a nivel global y así seguirá siendo, independientemente del resultado del referéndum», explicó un portavoz de la Premier. «Dada la naturaleza incierta del panorama político y regulatorio, no tiene sentido de las posibles consecuencias hasta que no esté más claro todo», explicó antes de reiterar que seguirán «trabajando con el Gobierno y otros organismos» para buscar una solución.

Las normas, que sí se aplican a por ejemplos los futbolistas sudamericanos, exigen a los jugadores que quieren llegar a la isla haber disputado entre el 30% y el 75% de los partidos jugados por su selección nacional en los últimos dos años, en función del puesto en el ranking mundial FIFA del país en cuestión. En el caso de un futbolista español, al estar 'La Roja' entre los diez primeros puestos, sería un 30% pero cualquier selección a partir del puesto 50 en FIFA sería del 75%. En España se recuerda el caso del chileno Mark González, fichado por el Liverpool de Rafa Benítez, pero que debido a su escaso bagaje internacional y a que al estar Chile por debajo del puesto 70 en el ranking FIFA tuvo que estar cedido España antes (Albacete y Real Sociedad).

Jóvenes que emigran

Otra parte importante del negocio del fútbol son los agentes de futbolistas, que han ayudado a muchas promesas a aterrizar en las islas. «Que cada uno sea independiente si lo desea. Las consecuencias están por saberse. A partir de cuándo se lleve a efecto todo, conviviremos con los británicos de otra forma, pero conviviremos», explica 'Mágico' Díaz, agente de varios futbolistas españoles con experiencia en el Reino Unido (Oriol Romeu o Iván Ramis, entre otros). Algunos de ellos llegaron al país muy jóvenes, como Aleix García (que saltó del Villarreal a la cantera del Manchester City, donde también llegó a una edad temprana Denis Suárez) tras brillar en las categorías inferiores de la selección. Está por ver, también, qué medidas toma en este aspecto la Federación Inglesa (FA) de la mano de la Premier League. Su máximo mandatario, Richard Scudamore, se posicionó a favor de la permanencia porque «hay un aperturismo en la Premier League que creo que haría completamente incongruente que no nos opusiésemos a la salida».

Esa amplitud de miras, expresada también por David Beckham los días antes del referéndum, cuando se posicionó claramente a favor de la continuidad en la UE, no se ha visto reflejada en los resultados y provoca inquietud también en las filas de la selección inglesa. «Lógicamente nos levantamos y vimos las noticias, algunos de los chicos estaban hablando sobre eso. No pienso que ninguno de nosotros tenga mucho que comentar sobre esto. Tenemos que esperar y ver lo que ocurre», dijo Harry Kane, máximo goleador de la Premier. «Lo siento, siento vergüenza. Estoy devastado. Los abuelos británicos les han jodido la vida a sus nietos», escribió en las redes sociales Michael Robinson, uno de los británicos más famosos que vino a jugar a España, cuando a finales de los 80 se presentó en Pamplona pensando que Osasuna era una ciudad.

Fotos

Vídeos