Un derbi para una nueva era

Las siete directivas de la Federación de Fútbol de la Comunitat. / damián torres
Las siete directivas de la Federación de Fútbol de la Comunitat. / damián torres

La Federación Valenciana incluye a mujeres a su directiva por primera vez en 109 años

LOURDES MARTÍ VALENCIA.

Conchi Palancas y María Lloret son las primeras en llegar. A las puertas de las oficinas de la Federación de Fútbol de la Comunitat Valenciana (FFCV) se ven por primera vez. Sonia Torres es la siguiente. Conchi Díaz aparece unos segundos más tarde. Mismo ritual. Se presenta ante sus compañeras. Yolanda Folguera, Maider Castillo y Ruth García son las últimas en comparecer. Es la semana del derbi y los compromisos para ellas se acumulan. Estas siete mujeres son las primeras directivas a de la FFCV. Se incorporan al equipo que preside Salvador Gomar. Antes de ese nuevo comienzo, la palabra que más repiten es ilusión. Llegan para ofrecer un punto de vista a un estamento del fútbol que nunca había contado con ellas en sus 109 años de historia.

La directora deportiva y la futbolista del Levante ya saben qué es formar parte de un club que las respalda. Una temporada más, el Ciutat abrirá sus puertas para el partido de rivalidad en Liga Iberdrola. El lema este año es 'El derbi de la igualdad'. «Tenemos la suerte de contar con Quico Catalán, un presidente volcado con la sección femenina. Es el tercer año que abre el estadio para el partido», indica Maider.

«Es una oportunidad para enganchar a los que nunca hayan ido a un partido. En los últimos años, el salto que ha dado el fútbol, sobre todo desde la entrada de patrocinadores, es muy grande. Se ve en las nuevas generaciones, campeonas del mundo sub-17, la sub-20 es plata, y la creación de la Asociación de Fútbol Femenino también ha supuesto un impulso», afirma Maider.

Hoy (17 horas), el Levante rinde visita al Madrid CFF con el objetivo de llegar a Orriols con una racha de cuatro victorias. El Valencia se enfrenta mañana a domicilio al Atlético. La jornada intersemanal impide a ambos equipos estar plenamente centradas en el derbi hasta el viernes, aunque es inevitable pensar en ese partido. «Estamos apoyados por el club y lo agradecemos. Esperemos que se llene el estadio también de aficionados del Valencia. Es importante que se disfrute del encuentro», afirma Ruth García.

La defensa deberá acostumbrarse a las reuniones en la FFCV. «Es una gran responsabilidad. Estoy en activo y creo que puedo dar una visión de aquello que ocurre dentro del equipo», dice Ruth García: «Las mujeres hemos llegado con fuerza, estamos demostrando que somos muy competentes y que estamos dispuestas a cambiar muchas cosas».

Es difícil realizar una lista de todo lo que hay que revisar, pero a Maider por ejemplo le preocupan los resultados tan desiguales que se registran: «Entiendo que también en el masculino pero yo hablo desde mi experiencia en el fútbol femenino. Que los equipos compitan con otros de su nivel es algo fundamental». Sonia Torres ha pasado los últimos 25 años en Marítim. Fue jugadora y desde hace tres es presidenta. Conoce el fútbol desde sus entrañas y aspira a cambiar ciertas cosas: «Erradicar la violencia en el fútbol base, mirar la estructuración por categoría del femenino y replantearse la dotación económica son algunos de los problemas».

Conchi Palancas se define como 'una mami del fútbol'. En los diez años que lleva vinculada al Benimodo, la escuela ha pasado de contar con 16 a 100 chavales. Cada vez que la junta directiva de Salvador Gomar se reúna, María Lloret conducirá 140 kilómetros hacia Valencia y después, de vuelta a La Nucía. «Estoy convencida de que esto va a marcar un antes y un después», apunta esta abogada y asesora fiscal: «Lo que más me preocupa es cómo tenemos que tratar a los jugadores en equipos que son semiprofesionales. Por ejemplo a la hora de los contratos, cómo se pueden mejorar».

Desde un poco más lejos, de Almoradí, llega Conchi Díaz: «Uno de mis cometidos es dar a conocer la Vega Baja. Cuesta mucho mantenerse. Estuvimos un año en Tercera y es una situación insostenible por temas como el desplazamiento. Las instalaciones tampoco son las más adecuadas, hay municipios en los que te cuesta creer que eso que estás viendo es un campo de fútbol.

Desde que Yolanda tomó las riendas del E-1 de Valencia hace una década, el número de niñas inscritas se ha incrementado un 10% cada año. «Erradicar la violencia es fundamental, el tema de las mutualidades y reconocimientos médicos también. Las goleadas a los niños también me preocupan, deben saber que el fútbol es para disfrutar y aprender valores como la tolerancia», añade.

 

Fotos

Vídeos