Carlos Martínez se perderá el estreno en El Prat por una fractura costal

El delantero de Mataró, en un lance del partido por el ascenso de la pasada temporada contra la Ponferradina. / h. c. f.
El delantero de Mataró, en un lance del partido por el ascenso de la pasada temporada contra la Ponferradina. / h. c. f.

El goleador del Hércules podría estar un mes de baja y Planagumà se queda con Jona como único delantero para el partido del sábado

C. C. / EFEALICANTE.

El Hércules vuelve a tener problemas en la línea de delanteros, pero esta vez es por las lesiones. El último en caer ha sido Carlos Martínez, pichichi del equipo la pasada temporada y titular indiscutible para Lluís Planagumà. El delantero de Mataró sufrió un golpe en el entrenamiento del lunes y ayer se conoció el diagnóstico: fractura costal y descanso entre tres y cuatro semanas.

Benja tampoco estará disponible para el entrenador para el partido de el sábado en El Prat de Llobregat y Jona es ahora el único delantero centro puro -con permiso del canterano Tarí- que está al cien por cien. El problema es que el goleador hondureño está muy lejos del gol, de hecho, aún no se ha estrenado con la camiseta del Hércules. En el estreno liguero de la sexta temporada consecutiva en Segunda B será una nueva oportunidad para el exjugador del Cádiz.

Tampoco podrá jugar en El Prat Alejandro Alfaro, uno de los fichajes estrella del nuevo Hércules y hermano de su compañero de equipo Jesús, que arrastra molestias en el tobillo.

Tras la jornada de descanso de ayer martes, la plantilla volverá esta mañana a los entrenamientos con la mente puesta en el rival del sábado, un equipo recién ascendido de Tercera al que el Hércules no pudo ganar hace dos temporadas, entonces con Carlos Luque en el banquillo.

Más abonados

El club también anunció ayer que ya ha superado ampliamente los seis mil abonados para la temporada 2019-20, por lo que ha mejorado las cifras del pasado curso a estas mismas fechas. El Hércules, que la pasada temporada se quedó a las puertas del ascenso al fútbol profesional, se marcó como reto para el próximo ejercicio llegar a los ocho mil abonados, según señaló su presidente, Carlos Parodi.

Según datos de la entidad, el Hércules, a doce días de su debut como local, cuenta con más de 800 nuevos abonados con respecto al pasado ejercicio, con la diferencia de que en aquella ocasión el inicio de la liga fue en el Rico Pérez, por lo que los aficionados tuvieron que adquirir antes su localidad.

El buen arranque del equipo durante la temporada pasada provocó que el club ampliará el plazo de la campaña de abonos hasta finales de septiembre, llegando a los 6.500 abonados, cifra que este año quedará ampliamente superada. El Hércules debutará en la competición el próximo sábado en El Prat, por lo que desde el club se tiene el convencimiento de que un resultado positivo animará a los indecisos a retirar su abono para el primer partido como local, en el que el rival será el Villarreal B, otro de los aspirantes al ascenso.