El camino de España hacia el podio y los Juegos Olímpicos se despeja aún más

En «el partido a vida o muerte» contra Polonia, la selección debe pasar hoy a semifinales, donde esperarían Australia o la República Checa

AMADOR GÓMEZ

madrid. «Hoy no es el partido del miedo. Es el partido para ser valientes, para atacarles. Vamos a buscarles, porque así somos nosotros y no queremos a renunciar a ello», les dijo Sergio Scariolo a sus jugadores en la charla previa al encuentro del domingo contra Serbia, desvelada a través de un vídeo por la Federación Española de Baloncesto (FEB). Tras liberarse ante Italia y crecer y dar un recital colectivo frente a la subcampeona del mundo, olímpica y europea, España afronta este martes contra Polonia (15 horas, Cuatro) el cruce de cuartos, «el partido a vida o muerte», como lo califica Scariolo, a quien le parecería «una cosa increíble» que la selección, «considerando todas las circunstancias (ausencias de Pau Gasol, Sergio Rodríguez, Nikola Mirotic, Serge Ibaka...), pueda estar entre los cuatro primeros del Mundial de China.

Ese objetivo de las semifinales para luchar por medalla, con la revelación del campeonato pero asequible Polonia como rival en cuartos, ahora sí que es muy factible, igual que a España se le ha despejado aún más el camino hacia el podio y para sacar el pasaporte directo para los Juegos de Tokio. En el caso de que la selección de Scariolo cumpla los pronósticos ante Polonia, en las semifinales del viernes esperará el ganador del Australia-República Checa, después de que los oceánicos derrotasen a Francia (98-100) y los centroeuropeos, pese a perder ante Grecia, eliminasen a la selección helena.

Para la cita olímpica se clasifican las dos mejores europeas y, dado que ya sólo quedan en el Mundial, aparte de españoles, los serbios y los checos, la selección de Scariolo estará ya en Tokio 2020 de forma definitiva si gana a Polonia y Australia hace lo propio mañana ante la República Checa. Por la otra parte del cuadro, Serbia y Argentina lucharán hoy por las semifinales, y al día siguiente Estados Unidos se enfrentará en cuartos a Francia. Es decir, que gracias a su memorable partido frente a Serbia, se ha evitado a los estadounidenses hasta una hipotética final, por lo que ya es posible incluso aspirar a lo más grande en este Mundial que tan mal empezó y tan de cara se le ha puesto ahora a España.

«Polonia es un equipo que juega bien, muy atlético, con riqueza táctica, con jugadores experimentados que juegan juntos desde hace mucho tiempo», advirtió Scariolo.