El Barça se lleva la Copa Cataluña en los penaltis

El Barça se lleva la Copa Cataluña en los penaltis

Los cules evitan agravar la depresión provocada por su derrota en el clásico del pasado sábado ante el Real Madrid

CRISTIAN REINO

Ni que decir que la Copa Cataluña no sirve para calmar el dolor de la derrota del clásico. Ni mucho menos. Pero cuatro días después de que el barcelonismo cayera en una especie de depresión colectiva por la victoria del Real Madrid en el Bernabéu, el Barça se impuso este miércoles en la final de la Copa Cataluña al Espanyol y al menos consiguió que el ambiente pesimista que se ha creado en el entorno culé no aumente y lo tiña de todo oscuro. El Barça, eso sí, solo pudo vencer al Espanyol en los penaltis, tras empatar a uno al final de los 90 minutos, en un torneo que el año pasado ambas entidades se tomaron a broma (jugaron la final con el B) y que este año han vuelto a considerar en sus apretadas agendas.

Ambos alinearon onces con una mezcla de titulares, jugadores que son poco habituales y jóvenes canteranos del filial. Eran equipos más propios de los partidos de pretemporada, que de competición, con el agravante de que cada uno podía hacer nueve cambios, lo que desdibujó el choque e impidió un mínimo de continuidad en el juego. Luis Enrique aprovechó para dar minutos a, entre otros, Masip, Luis Suárez, Bartra, Adriano, Sergi Roberto y Rafinha.

El Barça fue mejor en la primera parte. Salió más decidido y se adelantó muy pronto (15) por medio de Piqué, que remató de cabeza un gran pase de Luis Suárez, tras un quiebro genial. En cambio, los azulgrana no fueron capaces de aprovechar la ventaja y fueron de más a menos. Entraron en una fase de juego plano, lento y que no creaba apenas peligro.

Tras el descanso, el Espanyol, favorecido por los cambios, dio un paso adelante, empató en seguida gracia a una gran falta directa botada por Arbilla y a partir de ahí el partido se convirtió en un corre calles, que pudo ganar cualquiera pero Masip y Pau, con un par de buenas intervenciones cada uno, llevaron la final a los penaltis. Por el Barça marcaron Xavi, Halilovic, Grimaldo y Rakitic, mientras que lo falló Sandro. En el Espanyol, anotaron Víctor Sánchez y Jordán y marraron Arbilla y Abraham.