Horror en el Lluís Puig

Estado del tartán después de la fiesta de la semana pasada. / lp
Estado del tartán después de la fiesta de la semana pasada. / lp

El tartán del velódromo queda en estado ruinoso después de acoger la semana pasada un concierto por Halloween

M. RODRÍGUEZ VALENCIA.

Halloween fue terrorífico para el velódromo Lluís Puig. La instalación pasó la semana de ser un recinto deportivo a convertirse en una improvisada sala de conciertos. Las consecuencias fueron notorias: además de un trastorno para quienes entrenan ayer, la fiesta dejó manchas y desperfectos en el tartán que ha acogido competiciones de atletismo de primer nivel.

El evento, denominado Pirata Rock Halloween 2018, se compuso de siete conciertos. Actuaron Auxili, Mc Kea, El Niño de la Hipoteca, Oh Can & Dosis, Green Valley, ZOO y la organización promocionó la fiesta universitaria bajo el reclamo de «más de 10 horas de la música más pirat». Las consecuencias no eran difíciles de predecir.

La pista de atletismo quedó en un estado lamentable. Además, con motivo del montaje y retirada de la infraestructura necesaria para los conciertos, los deportistas no pudieron entrenarse en el Lluís Puig durante toda la semana pasada. Hay que recordar que la instalación acoge un centro de alto rendimiento de ciclismo en pista donde se preparan corredores que aspiran a ir a Tokio.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos