«El caso de Froome no se gestionó con rapidez, pero el ciclismo está limpio»

Contador, en Oliva Nova, meta de su gran fondo. / m. rodríguez
Contador, en Oliva Nova, meta de su gran fondo. / m. rodríguez

El madrileño pronostica que Enric Mas ganará una gran vuelta y afirma que el corredor con mayor talento natural con el que ha competido es Sagan Alberto Contador Exciclista

MOISÉS RODRÍGUEZ OLIVA.

Para Alberto Contador, la Comunitat es como una segunda casa. Tiene vivienda en Bétera y sale a rodar por la Calderona. «Compramos paellas en L'Eliana, de esas típicas que se nota que están hechas a leña», comenta el exciclista madrileño. Ahora que no debe estar tan pendiente de la báscula para pelear por el Tour, el Giro o la Vuelta, afronta nuevos proyectos sin bajarse de la bicicleta. Uno de ellos, el Gran Fondo que se ha celebrado este sábado, como no, en carreteras de su segundo hogar.

-¿Qué razones tiene para apostar por la Comunitat?

-Es una garantía por terreno, climatología y capacidad hotelera.

-¿Qué es lo que más ha echado de menos desde su retirada?

-Mira, es curioso, pero algo que para muchos supone un suplicio: esos momentos de la temporada en que estás concentrado en lo alto de la montaña por y para la bicicleta y te abstraes un poco de todo. La competición no, porque implicaba mucha tensión. Yo no he ido nunca a participar, era ganar o ganar, y eso te inyecta una presión que motiva que no disfrutes.

-El ciclista habitualmente cuando se retira no deja la bicicleta, como sí ocurre en otros deportes...

-A ver, hay casos y casos, pero lo bueno que tiene la bici es que no deja secuelas. Al contrario, yo me siento súper saludable. En otros deportes de contacto o físicamente más agresivos el tema de las articulaciones se resiente mucho y no queda más remedio que levantar el pie. De hecho, muchos empiezan a ir en bicicleta. En ese sentido, el ciclismo es un deporte bueno porque no te lesionas y te permite lujos como la alimentación o tu vinito y seguir estando en forma.

-Durante su carrera, los ciclistas valencianos con más recorrido han sido Rubén Plaza y Rafa Valls. Usted que trabaja en la cantera a través de su fundación, ¿ve a algún corredor que pueda ser un relevo a largo plazo?

-Hay corredores andando bien, pero como para decirte uno que crea que va a despuntar, aún no. No sé si en la fundación se va a coger alguno este año para el equipo juvenil, pero esta es una zona donde siempre ha habido una gran tradición ciclista. Estoy seguro de que van a salir corredores, lo único es que hay rachas.

-Explique un poco el objetivo de la Fundación Alberto Contador.

-Tiene dos ramas claramente diferenciadas. Una es la difusión y conocimiento del ictus, que es la primera causa de mortalidad de hombres y la segunda de mujeres en España. Yo sufrí un cavernoma, que es una de sus variantes, en 2004. La otra está vinculada a la bicicleta. A nivel lúdico deportivo, lo que son las escuelas, hasta cadetes. Luego tenemos 'Bicicletas para la vida', que consiste en coger las que tiene la gente aparcadas en el trastero, ponerlas a punto o aprovechar lo que se pueda y enviarlas a países en desarrollo o centros que la necesitan. Y en la parte de competición, que se inicia en juvenil y este año incorporamos la profesional en Continental, el objetivo es seguir formando corredores. Quiero devolver un poco al ciclismo todo lo que me ha dado y hacer un guiño a la base, que tanto lo necesita. Venimos de tener una generación muy buena, pero sin una base es muy complicado tener campeones.

-¿Cuál es el estado de salud de la cantera en España?

-Están empezando a salir unos proyectos. No es lo que hace 15 años, pero creo que va a haber mimbres para que salgan campeones.

-¿Se vislumbra otra figura como lo han sido en las últimas décadas Perico, Indurain o usted?

-Hay grandísimos corredores, pero lo de figuras han de llegar. Yo le puedo decir tres nombres: Enric Mas, que se ha destapado en la Vuelta, Marc Soler, también jovencísimo y que ganó la París Niza, y un asturiano, Iván García Cortina, que es más para clásicas. Van a ser protagonistas en las mejores carreras y en las grandes vueltas. La afición es muy exigente y también hay que darles tranquilidad.

-Cuando se retiró Indurain, se puso la etiqueta de sucesor a Olano. Ahora sucede con usted y ya se ha dicho de Mas. ¿Puede esa presión llegar a perjudicarle?

-Él ha hecho una cosa muy bien, que es decir que él es Enric Mas. Al final hay que quedarse con los grandes corredores que vienen, disfrutar y no comparar. Estoy seguro de que lo único que piensa Enric para el año que viene es en comerse el mundo, no en a ver si coge y gana más que Contador.

-¿Le ve como futuro ganador de una gran vuelta?

-Sí. Este año ha sido segundo en la Vuelta y ha acabado fortísimo.

-¿Qué les recomienda a esos españoles que pueden hacer grandes resultados para mejorar en contrarreloj, algo que usted logró?

-La contrarreloj ha tenido una evolución amplia. Antes si tu eras superprofesional y meticuloso lo podías compensar a gente más especialista. Ahora se ha optimizado tanto todo que depende de tus piernas.

-¿Quién es el ciclista con más talento natural con el que corrió?

-Pues hay muchos, pero el corredor con más talento es Peter Sagan, un fuera de serie con una fuerza bruta tremenda. Luego hay corredores con una calidad enorme y no han sabido aprovecharla, y entre ellos quizás un caso que llama la atención es el de Andy Schleck.

-¿Cómo se recupera la imagen del ciclismo, que quedó algo tocada por los casos de dopaje?

-Pienso que es más algo que pueda reflejarse en ciertos sitios. Puede que quede algún corredor que tenga sus historias, pero actualmente el ciclismo es con diferencia el deporte más controlado. A ver, recientemente estuvo el caso de Froome, que no se gestionó con la velocidad que nos hubiera gustado. Pero sinceramente el tiempo del dopaje en el ciclismo pasó. Ahora es un deporte completamente limpio y en ese sentido se ve que grandes marcas creen en el proyecto.

-Usted está muy implicado con el asunto de la seguridad vial...

-Todo el que transita por una vía está sujeto a accidentes, el ser humano comete errores. Pero hay que analizar dos puntos: uno, la omisión de socorro y otro, estar bajo los efectos del alcohol, las drogas o no respetar las normas, que eso ya no son accidentes. El otro día llamó una madre desconsolada porque vino un coche a 120, arrolló a su hija de 12 años y la mató. El conductor dio positivo en alcohol en tres tipos de droga. Como máximo pueden condenarle a cuatro años y puede reducir hasta dos. Hay que darle una vuelta a la ley. Nos estamos movilizando la comunidad ciclista, pero es algo que va a beneficiar a todos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos