Contador y Basso, del Mortirolo a Oliva

Basso y Contador, ayer durante el acto celebrado en Oliva Nova. / sportgraf
Basso y Contador, ayer durante el acto celebrado en Oliva Nova. / sportgraf

«No me podía fiar del resto de compañeros del equipo, las tácticas sólo las comentaba con él», afirma el ganador de Tour, Vuelta y Giro sobre el transalpino El exciclista de Pinto y el italiano vuelven a rodar hoy juntos por las carreteras valencianas en la marcha del español

MOISÉS RODRÍGUEZ OLIVA.

Alberto Contador vuelve a enfundarse hoy el maillot y a subirse a la bicicleta. Esta vez, sin embargo, no ha tenido que cuidar al detalle la alimentación. «¿La báscula? ¡Qué dices!», bromeó cuando le preguntaron al respecto ayer en un acto con patrocinadores. Eso eran otros tiempos, cuando peleaba por el Tour, la Vuelta o el Giro. En esas aventuras convertidas ya en gestas desde que el pinteño decidió poner fin a su carrera profesional -que no colgar la bicicleta-, casi siempre tuvo un confidente: Ivan Basso.

El italiano y el español rememoraron ayer antiguas gestas, como aperitivo del Gran Fondo Alberto Contador que parte esta mañana (8 horas) desde Oliva Nova y que recorrerá 167 kilómetros por localidades como Dénia, Quatretonda y Pego. Los participantes deberán ascender nueve cotas hasta completar algo más de 3.000 metros de desnivel antes de alcanzar la meta, de nuevo en el complejo de vacaciones junto al mar en la localidad de la Safor.

De forma desenfadada, relajados, Basso y Contador charlaron durante algo más de una hora en la feria del corredor, mientras los participantes retiraban sus dorsales. Luego el español se hartó a firmar autógrafos. Lo hizo con una sonrisa, alcontrario que aquella noche de Giro, en la que sus rivales aprovecharon una avería para atacarle subiendo el Mortirolo. Basso le cedió su rueda y el madrileño tuvo que completar una auténtica cronoescalada en solitario para que no lo eliminaran. «Luego en la habitación se notaba la tensión. No me atrevía a hablar y él también estaba callado... hasta que exclamó: ¡han despertado a la bestia!», relató el italiano. Fue el Giro de 2015, el segundo que conquistó el español.

En carrera, Contador sólo se fiaba de Basso. «Es que al resto les decías las tácticas e igual ya habían fichado por otro equipo... Yo sólo las comentaba con él y luego atacaba por mi cuenta», recuerda el madrileño. La amistad entre ambos data de cuando el madrileño empezó como profesional. Corrieron juntos en Saxo Bank y en Trek-Segafredo... y ahora en la Comunitat, donde Basso también ha participado ya en otras cita cicloturistas.

A ambos les sigue apasionando el ciclismo. «Me encanta la Vuelta y el Giro. Son más imprevisibles. Está claro que el Tour es la carrera más importante, pero también es más monótono», argumenta Contador, quien en la charla desveló que su puerto favorito es el Angliru. Hoy, junto a Basso y a cientos de participantes, tendrá como máximo desafío el alto de Muro de Tollos, una cota que coronarán a 836 metos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos