Ciclismo

Amputan una pierna a la gran esperanza del ciclismo estadounidense

Adrien Costa, en una imagen de archivo./WIKIPEDIA
Adrien Costa, en una imagen de archivo. / WIKIPEDIA

Adrien Costa, de sólo 20 años, hacía escalada en pared cuando se le vino encima una roca

J. GÓMEZ PEÑA

En 2016, un ciclista estadounidense de origen francés, Adrien Costa, causó sensación en el Tour del Porvenir. Acababa de cumplir 19 años y subió al tercer cajón del podio. Ya antes, con 18 años, había asombrado en carreras como el Tour de Utah ante rivales con experiencia profesional como Talansky. Y había sido subcampeón mundial juvenil contrarreloj. Con ese currículo, el Etixx-Quick Step le ofreció un hueco en el equipo profesional. Costa era un misil. Pero, de repente, se detuvo. Frenó para coger las riendas de su acelerada vida. El estrés, el perfeccionismo, la presión, el cuidado de su salud... Decidió darse un tiempo libre, estudiar, viajar a Europa y aparcar un tiempo el ciclismo. El pasado 29 de julio, ataviado de alpinista, escalaba una pared en California. Una roca se le vino encima y le destrozó la pierna derecha. Se la han tenido que amputar por encima de la rodilla. Su anterior equipo, el Axeon, ha iniciado una colecta para ayudar a Costa. Su historia corre ya por las redes sociales.

«El ciclismo es un deporte tan difícil que no hay manera de fingir». Costa se apartó de su deporte cuando era la gran esperanza americana. Se lo rifaban. «Me di cuenta de que el ciclismo representaba una parte demasiado grande y desequilibrada de mí mismo», argumentó. Y se fue. Regresó a sus estudios de Turismo en la Universidad de Oregón y a otras actividades físicas, como el esquí, el senderismo y la escalada en roca. No descartaba volver a ser ciclista. Y no era el primer caso de aspirante a estrella al que podía la exigencia que requiere el deporte de alta competición. También les ha pasado al noruego Oskar Svendsen, al alemán Lennard Kamna y al británico Campbell Flakemore.

Costa ya no tendrá la oportunidad de volver. Una roca ha destrozado ese camino. Y casi le mata. Unos excursionistas le rescataron a tiempo. Los médicos pudieron salvar su vida pero no la pierna derecha con la que había asombrado en el Tour del Porvenir. Ahora, sus antiguos compañeros recaudan fondos para ayudarle a caminar en su nueva vida.

Fotos

Vídeos