Ángel Fernández, entrenador de baloncesto: «El Valencia Basket ha tenido paciencia con Ponsarnau, hace diez años ya no estaría»

Ángel Fernández posa en la entrada de L'Alqueria del Basket. / j. bermejo
Ángel Fernández posa en la entrada de L'Alqueria del Basket. / j. bermejo

El preparador de Torrent, de vuelta en casa tras su experiencia en México, avala a Rubén Burgos: «Va a ser el técnico revelación de la Liga Dia»

JUAN CARLOS VILLENAVALENCIA.

Después de dos décadas vinculado al baloncesto de la tierra, pasando por todas las categorías de formación del Valencia Basket, del primer equipo del Ros Casares y con experiencia en la dirección deportiva, Ángel Fernández cambió Torrent por México, primero para dirigir a la selección nacional femenina y, después, para entrenar a equipos como las Aztekas.

-¿Vuelve para quedarse?

-Estoy recién llegado después del final de la liga mexicana. Estoy aprovechando para ver mucho baloncesto y viendo si hay alguna opción de entrenar en España hasta final de temporada. Si no encuentro ninguna opción regresaré a México.

-Se habla mucho del crecimiento del baloncesto femenino en España. ¿Los entrenadores también lo notan o no encuentran salida?

-A nivel de entrenadores la verdad es que el tema está bastante cerrado. Desde la distancia se ve que la Liga Dia se está intentando que crezca, dándole más publicidad al baloncesto profesional, pero ahora falta que los clubes tengan la suficiente capacidad económica para que las jugadoras nacionales que están en el extranjero puedan regresar a España. Eso permitiría dar a la Liga Femenina el nivel que un país que es actual bronce del Mundo merece.

-¿Ese nivel de Liga Femenina puede volver o es una utopía?

-Creo que sí. Me consta que desde la FEB lo están intentando, buscando patrocinadores, y que hay muchas personas válidas en la Federación, como Elisa Aguilar, que están intentando dar un vuelco al profesionalismo del baloncesto femenino. No es cuestión de traer producto extranjero sino de recuperar a las grandes jugadoras españolas o que las jóvenes con proyección no salgan al extranjero.

-¿Recuperar la plaza de Valencia es un primer paso?

-Lo que ha hecho el Valencia Basket tiene mucho mérito y lo ha hecho perfecto. Primero asumió las categorías de formación del Ros Casares cuando el club desapareció. Eso fue un gran acierto a nivel social. Poco a poco fue profesionalizando la línea femenina del club hasta que por méritos deportivos, sin hacer un gran gasto económico, consiguió ascender a la Liga Dia. En su estreno tampoco se le ha ido la mano con grandes fichajes. Es el camino correcto de la mano de Esteban Albert.

-¿Cómo valora el crecimiento de Rubén Burgos como entrenador?

-Creo que Rubén Burgos va a ser el técnico revelación de la Liga Dia. Cuando yo estaba en el Valencia Basket empezó siendo el entrenador ayudante de Roberto Íñiguez en la EBA. Ya se le notaba que tenía un entrenador dentro y cuando se hizo cargo del filial masculino lo hizo muy bien. Es un entrenador muy completo que tiene la experiencia interiorizada como jugador para ser entrenador. No todos los exjugadores lo consiguen, hay muchos que cuando se hacen entrenadores siguen transmitiendo el baloncesto como si fueran jugadores.

-Y con mucha gente de la casa.

-Ese es otro valor añadido, las jugadoras valencianas están dando un gran rendimiento. Anna Gómez está haciendo un temporadón. Hablando con un entrenador de Euroliga me comentaba que ahora mismo alguien que no conozca a Laia Palau, Silvia Domínguez y Anna Gómez no distinguiría entre las tres. Diría que son muy buenas. A eso se suma la experiencia y calidad que siempre ha tenido María Pina.

-¿El siguiente escalón debe ser luchar por los títulos?

-Creo que no deben tener urgencias en conseguir títulos, la naturaleza no da saltos. Lo están haciendo bien y poco a poco tienen que ir creciendo hacia esos objetivos, como será también entrar en competiciones europeas. El poder de Don Dinero no debe volverles locos porque no te da un cien por cien de posibilidad de títulos. Tenemos la experiencia del Pamesa muchos años atrás.

-Usted vivió esos años.

-Sí, ahora el club tiene muy buena dinámica. Hay gente de baloncesto dirigiendo y están teniendo mucho sentido común y coherencia. Desde fuera, el Valencia Basket ha tenido paciencia con Jaume Ponsarnau. Hace diez o quince años ya no estaría. Tras la derrota en Tenerife todo el mundo pensaba que iban a destituir al entrenador. La actitud del club ha sido de diez.

-¿Cómo definiría aquella época?

-Fue una época de muchos altibajos y con mucha inestabilidad. Después de 19 años en el Valencia Basket cometimos errores, yo el primero, de los cuales hay que aprender. Voy a poner un caso muy concreto que es Shengelia, con él no se tuvo paciencia y ahora está donde está después de estar tres años formándose en Valencia. Ahí el club se equivocó no dándole una oportunidad cuando terminaba contrato. Ahora creo que la línea de cantera, con Andreu Casadevall al frente, tiene mucho sentido común, con incorporaciones como Ángel Cepeda.

-¿L'Alqueria ha sido clave?

-Volvemos a hablar de la paciencia. Con la llegada de L'Alqueria también se está teniendo con el trabajo de la cantera y ahí están los primeros éxitos como el del junior masculino. Hay mucha gente, como Chechu Mulero o José Puentes, que es gente de baloncesto y a medio plazo se van a conseguir los objetivos, subir jugadores al primer equipo.