HISTORIAS DE 42,195 KMhttp://www.valenciaciudaddelrunning.com/vcr/historias-de-42-195-km

Valencia y Nueva York, los dos sueños que cumplirá Natalia

Natalia llega a meta en el maratón de Nueva Orleans. / lp
Natalia llega a meta en el maratón de Nueva Orleans. / lp

LOURDES MARTÍ

La historia de cómo Natalia Vélez (Bogotá, 1983) estará el próximo 2 de diciembre en la salida del Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP empieza en 2015. «En mayo de ese año fui a España de vacaciones. Estuve un día y una noche en Valencia y fue suficiente para sentir que me podía quedar a vivir en esa ciudad comiendo paella», recuerda la colombiana.

«Entonces estaba entrenando para mi primer maratón así que salí a correr por el Jardín del Turia y me enamoré. ¿Cómo es que una ciudad desvía el cauce de un río y en su lugar hace un parque? Quien me hospedó me contó que el maratón de Valencia era uno de los mejores de España y que justo terminaba en la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Decidí que volvería a España a correrlo. Me sueño esa meta, ese azul es épico», comenta esta psicóloga afincada en Los Ángeles que empezó a practicar la carrera a pie hace ocho años: «Fue durante el Mundial de Sudafrica, había aumentado mucho peso y aquí el running es como otra forma de adornar las calles de las ciudades. Me dejé contagiar».

Para superar las lesiones recurrió a una de sus pasiones que tenía olvidadas, el yoga. «Volvió a mi vida de lleno en el 2016 (había practicado del 1996 al 2000). Después de mi segundo maratón me lesioné y sabía que era por no hacer el fortalecimiento. No me podía durar más la terquedad ni la negligencia. Cuando decidí hacer mi primer Ironman 70.3 en Cartagena, entendí que necesitaba fortalecer y estirar con la misma rigurosidad con la que corría», confiesa Natalia Vélez.

Para concienciar al resto de personas, Natalia creó el reto #AdictasAlPlank en Twitter y posteriormente hizo lo mismo con #YogaParaMortales. «En el primer caso el objetivo es que personas que quieran tener un core fuerte se unan a mí, en el segundo enseño yoga virtualmente a través de tutoriales para que la gente practique desde casa y hasta en vacaciones», destaca la corredora.

Una pizca de azar ha provocado que en este 2018 Natalia Velez esté a punto de cumplir dos sueños. «En diciembre tomé la decisión de ir a Valencia, pero en 2015 me había comprometido conmigo misma a inscribirme al sorteo del maratón de Nueva York cada año hasta que me tocara y después de cuatro años este me escogieron», afirma ilusionada.

 

Fotos

Vídeos