Torrijos vuela con una gran marca

Maribel Pérez, a la derecha, venció en los 100 metros lisos. / efe
Maribel Pérez, a la derecha, venció en los 100 metros lisos. / efe

El castellonense se impone al valenciano Marcos Ruiz con un salto ventoso de 17,23

FERNANDO MIÑANA GETAFE.

Hace unos meses, en abril, Pierre-Ambroisse Bosse estaba levantando pesas en el módulo de La Petxina, en Valencia. El vigente campeón mundial de los 800 metros respondía a las preguntas en los descansos y, sorprendido por la insistencia sobre Saúl Ordóñez, confesó que no lo conocía demasiado pero que ya se verían las caras en Berlín, en el Europeo que se celebrará dentro de dos semanas. «Pero, mira, nos vimos antes en Mónaco y ya ves...», bromeaba ayer Ordóñez, que el viernes no solo superó al gran corredor francés sino que batió el récord de España de la doble vuelta a la pista (1:43.65).

Después de la carrera de Mónaco, en el que ya es el gran mitin de la temporada, tuvo que controlar la euforia, rebajar la adrenalina, atender un montón de llamadas, responder unos pocos mensajes y ponerse a recaudo porque al día siguiente le esperaban los Campeonatos de España al aire libre. Feliz, agotado, pasó por el control antidopaje, se tumbó en la camilla del fisioterapeuta, una cena y a la cama. «Hasta las dos no conseguí dormirme y a las siete ya estaba en pie para viajar a Madrid». Por la tarde, con las piernas doloridas, se aisló unos segundos del estrés que le rodea desde aquella fantástica carrera, y dominó su semifinal con solvencia.

El berciano es un tipo dicharachero que no encontró ofensa alguna en el desafío de Bosse. «Está bien porque es muy espontáneo, da que hablar y fomenta la competitividad». Ordoñez es un tipo humilde, quizá porque se crió en Salentinos, un pueblecito de montaña del Bierzo con 30 habitantes. Allí vivió feliz con su padre, que era cantero y albañil, y su madre, yendo al colegio en otro pueblo, donde conoció el atletismo gracias a las clases extraescolares y a un entrenador que iba por las comarcas rastreando nuevos talentos como la fondista Nuria Lugueros.

Fátima Diame no pudo con Juliet Itoya en longitud y se consoló con la medalla de plata con un salto de 6,43

Su padre acabó dejando la obra para abrir un albergue llamado La Cabana del Trasgu y Ordoñez dejó el pueblo para crecer como atleta con Uriel Reguero, su nuevo entrenador, con quien ya ha llegado a bajar de 1.44 pese a sufrir un traspié. «Es verdad, igual sin ese golpe hubiera podido correr en 1.43 pelados, pero es lo que hay y lo que vale», explicó el hombre que destronó a Kevin López como plusmarquista nacional y que se ha convertido en uno de los favoritos a la medalla de oro en los Europeos de Berlín.

Dominio valenciano en triple

Allí también estarán Pablo Torrijos y Marcos Ruiz, un saltador de Castellón y otro de Valencia que tienen la mínima en triple y que dieron espectáculo con un concurso efervescente. Ruiz, del FC Barcelona, que entrena con Yolanda Belda, se puso primero con un salto notable de 16,70. Pero Torrijos, que vive en la residencia Blume, en Madrid, para estar al lado del reputado Juan Carlos Álvarez, replicó con un salto despampanante de 17,23, aunque inválido para los rankings por tener excesiva ayuda del viento (+2.2 m/s). Este golpe de efecto fue como pinchar un globo. Torrijos se supo campeón. Ruiz se supo derrotado. Ya no volvieron a caer saltos tan explosivos y el concurso poco a poco fue decayendo. En la quinta ronda resurgió. El valenciano, que apareció con el pelo teñido de rubio, igualó los 16,70 y el castellonense se fue hasta 16,98 con viento legal.

Esa marca coloca a Torrijos en la quinta posición del ranking europeo del año. «Yo creo que la final en Berlín va a estar muy abierta y yo estoy muy bien. El 17,23 creo que era mejorable y eso es lo que tengo que hacer», explicó el saltador, quien, mediada la temporada, quitó una previa que hacía antes de la carrera con 18 apoyos. «No me ayudaba, no me sentía cómodo».

A su lado, en el Europeo, estará Marcos Ruiz, que sigue convencido de valer más de 17 metros y del actual récord de España. «Yo creo que él puede acabar entre los ocho primeros, pero es su debut internacional y no es fácil. Yo recuerdo que salí de la cámara de llamadas temblando, pero esta vez estaré yo para ayudarle y tranquilizarle».

La medalla de bronce fue para otro castellonense, Vicente Docavo, que logró subir al tercer puesto en la última ronda de saltos con su mejor marca de la temporada (16,50). Otro año con un pleno valenciano en el podio del triple salto.

Diame, subcampeona

Fátima Diame no pudo con una Juliet Itoya que está en un gran estado de forma. La valenciana se consoló con la medalla de plata gracias a un mejor salto de 6,43. Su rival, inaccesible, venció con 6,80. La saltadora de Rafa Blanquer tuvo un concurso muy irregular con tres nulos y dos saltos de 6,26 y 6,14.

En las pruebas combinadas, el valenciano Pablo Trescolí acabó la primera jornada metido en la lucha por las medallas, con el tercer puesto provisional, y la castellonense Bárbara Hernando es segunda en el heptatlón.

Más

Fotos

Vídeos