HISTORIAS DE 42,195 KM

Patricia Martí: Ambición para lograr sus objetivos

Patricia en pleno entrenamiento. / lp
Patricia en pleno entrenamiento. / lp

LOURDES MARTÍ

Esfuerzo y ambición son las palabras que definen a Patricia Martí. Todavía saborea el tiempo logrado en la anterior edición del Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP pero ya piensa en rascar varios minutos a su marca: «El año pasado estuve en tres horas 16 minutos y en 2018 espero cumplir con tres horas diez, no sé si podré pero estoy trabajando para ello». El próximo 2 de diciembre, esta valenciana habrá cumplido 43 años y se enfrentará a sus quintos 42.195 metros y lo hace en uno de sus mejores momentos ya que aunque lleva media vida corriendo, hace algún tiempo que forma parte del equipo de Marta Fernández De Castro: «Cambia mucho estar entrenando junto a un profesional, he mejorado muchísimo. Lo disfrutas más, no te exiges tanto porque semanalmente corres menos días pero lo haces con más intensidad, estás más programada, te organizas mejor y no te sobrecargas tanto», explica. Esa gestión del tiempo es importante para alguien como ella, madre de familia y empresaria: «Cuando te gusta el deporte, ese sacrificio no te importa tanto, trabajo fines de semana pero siempre encuentras tiempo, tratas de cuadrar tu vida personal y profesional con tu pasión», comenta la atleta.

Su primer maratón lo corrió hace diez años, una década en la que el mundo de la carrera a pie ha cambiado mucho, también entre las féminas: «Ahora somos muchas, cuando empecé tenía 18 años y me decían que a dónde iba, que si estaba loca pero de unos años para atrás, quizás por la crisis, la gente salió más de los gimnasios, se calzó las zapatillas y se puso a correr y la prueba en sí tampoco tiene nada que ver, ahora es impresionante, la salida y la llegada de ahora son increíbles», recuerda.

Patricia también disfruta de la carrera a pie lejos de Valencia, pero sus pruebas en otros países se los toma de modo diferente: «Aquí en casa buscas marcas pero por ejemplo fui a Roma y me lo tomé más para disfrutar, por ejemplo allí con tanto adoquín al final te lo tomas de un modo más tranquilo de lo habitual, ahora quizás piense en viajar a otros lugares como París», apunta la corredora valenciana.

Fotos

Vídeos