Un Maratón sin techo

Imagen de la salida de la edición de 2018 del Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP . / jesús signes
Imagen de la salida de la edición de 2018 del Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP . / jesús signes

La organización de la cita valenciana ya dispone de menos de 1.000 dorsales | La carrera, que persigue la etiqueta de platino, bate su propio récord de inscripciones con 25.000 a cinco meses para su disputa el 1 de diciembre

LOURDES MARTÍValencia

Todos quieren correr el Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP. Como si de un concierto único del más afamado cantante se tratase, la prueba que se disputa el próximo 1 de diciembre ha colgado el cartel de no hay entradas cinco meses antes de su celebración.

«Últimos 1.000 dorsales disponibles», anunció a mediodía de ayer la organización de la carrera.

Pero en mente de todos está 2020. Un año en el que el Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP cumplirá 40 años y la IAAF estrenará la etiqueta de platino. El mejor regalo es echar el resto para poder lucir el nuevo galardón que tendrán los 'majors', por lo que implicaría, a efectos prácticos, estar a su nivel. Y Valencia se siente preparada para mirar de tú a tú a las más grandes. Está convencida la organización y también el Ayuntamiento. En abril, el consistorio realizó una declaración institucional en la que participaron todos los grupos con representación en el hemiciclo. En el escrito mostraron su compromiso con el objetivo de la etiqueta de platino independientemente de los resultados de los comicios de mayo. En aquel momento se iniciaron contactos con algunas asociaciones de vecinos para informarles y pedir su colaboración. Sin el respaldo y esfuerzo de la población durante unas horas, el objetivo se puede diluir y convertirse una simple utopía. Una de las condiciones para hacerse con la etiqueta platino es, por ejemplo, eliminar los coches durante todo el trazado y de esta y otras cuestiones han de estar informados los ciudadanos.

La organización sabe que traer a Kipchoge es casi imposible, pero no renuncia al récord del mundo

Por su parte, la semana pasada la organización ya anunció que eliminará la 10K paralela. Una prueba que ha acompañado al maratón durante once ediciones y que servía para arrastrar a personas al evento. Un reclamo que se ha vuelto prescindible. Con esta medida, se puede ampliar el número de participantes en los 42.195 metros sin restares atención y dedicar todos los recursos económicos en atraer a los mejores para que corran en Valencia. El maratón de la ciudad intentará batir el récord del mundo de Eliud Kipchoge en Berlín. Con otros 'Kipchoges'. El keniano busca bajar sus 2:01:39 e ir a por los 'majors' que le faltan por conquistar, descartando Valencia.

Más sobre el Maratón