Manuel vuelve a Valencia para revivir las sensaciones

Manuel Martínez corre por las calles de Valencia./LP
Manuel Martínez corre por las calles de Valencia. / LP

El atleta popular de Buñol reaparecerá en el Maratón Trinidad Alfonso EDP

LOURDES MARTÍValencia

Manuel Martínez (Buñol, 1975) corrió su primer maratón en 2013. «Fue la mejor experiencia que he tenido, no salía a por ningún tiempo, no me planteé marca alguna hasta que no empecé a correr el mismo día. Disfruté muchísimo pese a lo dura que es esta prueba», comenta este atleta popular. Al final, en su debut se marcó un 'tiempazo' de tres horas once minutos y tres segundos.

Después de dos maratones, siempre en Valencia llegó la prueba de 2015. Manuel se preparó durante seis meses de manera exigente para lograr el objetivo de las dos horas 50 minutos. Pero una semana antes, una hernia inguinal encendió las alarmas: «El lunes anterior por la noche tuve que ir a urgencias, el médico me desaconsejó correr pero después de tanto esfuerzo, dieta, entrenamientos… decidí participar», afirma. «Esa semana estuve de reposo y ese día me lancé a correr pensando que si no llegaba a la meta no pasaba nada. Me puse una faja ortopédica… y a la línea de salida. Sufrí mucho, el final se me hizo eterno. Se me quitaron las ganas de correr y he estado dos años inactivo», relata Manuel quien ha continuado entrenándose y rodando durante los últimos tiempos aunque sin inscribirse a pruebas para poder competir.

Una vez que de su mente desapareció «aquel recuerdo tan duro de los últimos kilómetros del maratón desde el Bioparc hasta la Ciudad de las Artes y las Ciencias», Manuel se planteó volver a competir. En abril de este mismo año iba a correr en Zaragoza. La subida del Ebro suspendió la prueba por lo que será en casa, en el Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP del próximo dos de diciembre donde Manuel Martínez intente saborear de nuevo de los 42.195 metros de distancia.

Además lo hará con una motivación extra, el próximo nacimiento de su hija. «Ahora voy dispuesto a intentar disfrutar, a recuperar las sensaciones de la primera vez que corrí el maratón porque al final uno corre por diversión, nos obsesionamos con las marcas y acabas no divirtiéndote. Llegué a correr en un mal estado y aprendí la lección. Ahora no me obsesiono con tiempos. El objetivo es disfrutar pero nunca hacer más de 3:10», concluye el atleta popular de Buñol.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos