Vivir del triatlón Modelo a seguir

«Este es uno de los deportes más igualitarios»

Nerea Ortiz, en el Campeonato del Mundo celebrado en Pontevedra. / lp
Nerea Ortiz, en el Campeonato del Mundo celebrado en Pontevedra. / lp

«Quiero seguir compitiendo, pero tampoco tomármelo de una forma profesional», dice la campeona del mundo sub-19

ALBERTO MARTÍNEZ

Su futuro pasa por la criminología, pero el triatlón cross es su válvula de escape. El deporte que le inculcó su padre cuando era una cría y que le permite desconectar cada tarde. Nerea Ortiz tiene madera. De ahí que se proclamara campeona del mundo sub-19 el pasado día 1 en Pontevedra. La valenciana, quien pertenece al CDM Avant Moncada, derrocha madurez a sus 17 años.

-¿Cómo se fraguó su éxito?

-No me lo esperaba. Entre los estudios y que había estado lesionada, no había entrenado mucho. Lo único en lo que me veía bien era la bici de montaña. El día de antes del campeonato probamos el agua, nadamos en la Ría de Pontevedra. Y el agua estaba helada. Lo paso mal con el frío. También probamos el circuito de montaña y tenía buenas sensaciones. La competición fue mejor de lo que pensaba, porque iba bastante mal preparada y al final me salió muy bien.

LAS CLAVES«Tienes que dedicarle mucho tiempo y es muy complicado. Y el nivel en España está altísimo» «Nunca he tenido ningún triatleta conocido como referente. Mi motivación ha sido mi padre»

-¿Superó las expectativas?

-Nunca había hecho una prueba de esa distancia, entonces no tenía una referencia de la marca que iba a hacer. Pero acabé bastante orgullosa la prueba.

-¿Cuántos participantes hubo?

-Había mucha participación femenina. Aunque en mi categoría, sub-19, en mujeres sólo había dos. Una neozelandesa y yo. A lo mejor fue por la distancia. Fue un kilómetro de natación, 30 kilómetros de bici y siete kilómetros de bici.

-¿Siempre compite en montaña o también realiza triatlones de carretera?

-Practico los dos, pero desde siempre me ha gustado y se me ha dado mucho mejor el cross. Me gustan los dos, pero la carretera la considero más aburrida. Me divierto más en montaña.

-¿Cuándo empezó?

-Llevo desde los seis años. Mi padre, Salvador Ortiz, era entrenador de un club, pero él ahora no practica triatlón. Mi familia en general ha estado muy metida en el deporte. Mi hermano también hace triatlón.

-¿Qué le dijo su padre tras obtener el título mundial?

-Estaba súper contento. Mi padre siempre ha sido mi mayor apoyo y siempre ha estado muy orgulloso de lo que yo he hecho.

-En sus inicios, este deporte era menos popular que ahora. ¿Sus amigos se sorprendían?

-Normalmente la gente se sorprendía, pero es verdad que ahora lo conocen más. No sabían lo que era el triatlón. Lo confundían y decían que hacía atletismo. Y eso me daba mucha rabia.

-¿Ha notado el crecimiento durante los últimos años?

-Sí. Es mucho más reconocido ahora. Cada vez hay más gente y más clubes. Y en las pruebas se nota muchísimo, porque cada vez hay más participación. Y femenina también. No puedo hablar de cifras. Hay muchos más hombres que mujeres que lo practican, pero últimamente ha crecido mucho el número de mujeres.

-Descubrió el triatlón a través de su padre. ¿Pero qué le enganchó?

-Decidí quedarme. En general me gusta mucho el deporte, pero el triatlón me parece muy completo. Son tres en uno. Es una manera muy buena de desconectar yendo a entrenar por las tardes.

-¿Cómo se clasificó para el Mundial?

-Había quedado en el top ten en un Campeonato de España de duatlón y triatlón cross.

-¿Cuáles son sus principales éxitos?

-También fui subcampeona de España en el Xterra de Tarragona en 2017 y tercera autonómica absoluto en el triatlón cross de Montán en el mismo año.

-¿Qué sueños deportivos tiene?

-Sueños muy altos no tengo. Quiero seguir haciendo triatlón, pero tampoco tomármelo de una forma profesional. No me quiero dedicar al triatlón de una manera profesional. Sí quiero ir a Nacionales de cross y me habría gustado ir al próximo. Pero me coincide con el selectivo, que es el fin de semana de antes, y no voy a ir. Sobre todo me centraré en la montaña. Quiero hacer trails, triatlones cross... Sin dejar de lado la carretera.

-¿Tiene claro que no se va a dedicar a ello profesionalmente?

-Sí. Tienes que dedicarle mucho tiempo y es muy complicado. Y el nivel en España está altísimo.

-¿En España es prácticamente imposible vivir del triatlón?

-Lo veo muy difícil. En España hay un nivelazo brutal en triatlón. Y, por ejemplo, plantearte ir a los Juegos es súper complicado, porque hay tanta gente buena que es muy difícil llegar.

-¿Recibe ayudas?

-Si eres realmente bueno, te ayudan, porque te pagan los viajes y tal. Pero yo cuando voy a los Campeonatos de España, me lo tengo que pagar. Y el material del triatlón, las bicis, el casco y demás, es caro.

-¿Qué estudia?

-Estoy en Segundo de Bachiller. Estoy estudiando en un instituto que tiene un Bachiller especial para deportistas. Y el horario se me acopla a los entrenamientos. A pesar de esto, se me está haciendo un poco difícil compaginarlo, pero se puede llevar.

-¿Qué pretende estudiar?

-Soy muy indecisa, pero me he planteado criminología. Y si no, una doble de Derecho y Criminología. Por ahí van los tiros.

-¿Existe un trato igualitario entre hombres y mujeres en el triatlón?

-A mi parecer, el triatlón es uno de los deportes más igualitarios. Es la misma distancia para mujeres y hombres. Tu puedes decidir si haces un supersprint, un sprint o la distancia que quieras. Pero va a ser la misma para hombres que para mujeres. Y eso me parece muy bien, porque están en igualdad de condiciones hombres y mujeres. Los triatletas españoles más reconocidos son hombres, como Mola o Noya, pero no creo que se le dé más importancia a hombres que a mujeres.

-¿Faltan referentes femeninos en este deporte?

-Sí. Debería haber. Mujeres no conozco prácticamente ninguna.

-¿Quién es su modelo a seguir?

-Nunca he tenido ningún triatleta conocido como referente. El que me ha servido para motivarme ha sido mi padre. Mi apoyo y mi motivación ha sido él.

-¿Cuál es el nivel de la Comunitat respecto al resto de España?

-Valencia tiene triatletas muy prometedores. La gente suele ser muy buena, tanto jóvenes como adultos.

-¿Este deporte todavía va a ir a más o ya ha tocado techo?

-Creo que debería ir a más. Aunque ha cogido importancia con los años, debería seguir. Es un deporte muy bonito y muy completo.

-¿Qué es lo mejor que le da?

-La compañía. La gente del tiatlón en general es muy buena. En el Mundial estaba con gente de otros países, pero nos entendíamos y daba gusto.