HISTORIAS DE 42,195 KMConoce más historias en maratonvalencia.com

Aurora y Óscar retan al maratón por Mari Carmen

Aurora y Óscar, tras el Medio Maratón de Valencia. / lp
Aurora y Óscar, tras el Medio Maratón de Valencia. / lp

LOURDES MARTÍ

Todos, o casi todos, tenemos un héroe. La heroína de Aurora Sobrino (Valencia, 1967) es su «amiga del alma» Mari Carmen que desde hace cinco años y medio sufre una enfermedad que la tiene postrada en la cama. La fuerza de Mari Carmen es para Aurora uno motivos por los que correrá el Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP. El próximo 1 de diciembre, esta valenciana de 52 años se enfrenta a sus primeros 42.195 metros.

Y lo hará junto a su mejor compañero dentro y fuera del asfalto, su primogénito de 26 años, Óscar. «Siempre he tenido una relación muy especial con él. Nos compenetramos mucho y es un privilegio tenerlo como hijo. Nos unían muchas cosas y ahora más», comenta Aurora mientras intenta que su otro hijo, Sergio, de 19 años se coja a aquello de correr y se una a sus planes: «A Óscar y a mí lo que más nos gusta es viajar, a él sobre todo. Desde que tenía 15 años hacemos un viaje en el que compartimos muchas cosas». A partir de ahora en sus maletas tampoco faltarán un par de zapatillas. «Ahora hemos añadido un motivo más para hacer esos viajes: el deporte. Hemos planeado salir fuera de Valencia a correr medios maratones. El primero fue en Sevilla y en septiembre tenemos previsto hacer lo mismo en Estocolmo», añade.

Aunque Aurora siempre ha practicado deporte y ha sido asidua al gimnasio, no fue hasta pasar por una etapa inestable a nivel laboral que le afectó en diversas facetas de la vida cuando se enganchó a la carrera a pie o como ella dice le picó el gusanillo: «Siempre había pensado que estaban un poco locos pero todo empezó alrededor de 2012 cuando la crisis azotó el país. Me quedé sin trabajo y me costó encontrarlo de nuevo, lo pasé mal psicológicamente y poco tiempo después volví a perderlo. Para evitar decaer mentalmente pensé que tenía que hacer algo y le dije a mi hijo mayor que teníamos que salir a andar-correr».

En 2017 ya se convirtió en todo una «adicta» a la carrera a pie. «Soy una persona muy constante que intenta hacer lo que se propone. Además de por mi amiga Mari Carmen, me prometí a mí misma que si encontraba un trabajo estable correría el maratón», concluye emocionada esta atleta popular valenciana.