La alfombra decide el ganador

Los atletas de la 10K, nada más salir. / jesús signes
Los atletas de la 10K, nada más salir. / jesús signes

Leanderson se impone en un emocionante esprint al etíope y favorito Haymanot | El sueco rebaja el tiempo de la prueba y en mujeres Abreha también marca un nuevo récord de la 10K, cita que estrenaba el bronce en su etiqueta

C. V.

La 10K es la hermana pequeña del Maratón. Es una prueba que estrenaba este año su etiqueta de bronce pero que indudablemente tiene un marcado carácter popular, asequible para el aficionado medio que disfruta del día a día del atletismo sin la exigencia de las obligadas tiradas largas del maratón que, para muchos, supone un importante sacrificio. Está pensada para que vaya calentando el ambiente que después se vivirá con el Maratón pero que en jornadas como las de ayer tiene morbo por los cuatro costados. Primero porque un sueco y un etíope pusieron todo de su parte sobre la alfombra azul para que el público contuviera el aliento. Y, segundo, porque las favoritas tampoco quisieron ser menos y apretaron de lo lindo para bajar el crono de su categoría, lo que endulza todavía más el valor individual de esta carrera.

Jonas Leanderson y Tsige Abreha fueron los vencedores en hombres y mujeres respectivamente. El primero se coló entre los favoritos. La etíope, por su parte, entraba dentro de algunas quinielas. Fue el final de la prueba de hombres la más emocionante. Una 10K es por lo general una carrera asfixiante, estresante. Una distancia para salir rápido desde el primer metro y para acabar volando, sin aliento y a más de doscientas pulsaciones por minuto. Tampoco hay mucho margen para la estrategia. Hay que ir a 'saco paco'.

Fue Engdayehu Haymanot el que bajó al cauce lanzado y el primero que pisó la alfombra de la gloria. Enfiló la recta final sintiendo en su nuca el aliento de Jonas Leanderson, un sueco al que muy pocos tenían en cuenta. Leanderson cubrió los primeros cinco kilómetros en 14.34 y el segundo tramo lo exprimió en 14.07. Esa pugna europeo versus africano levantó al público de la tribuna de sus asientos. Fueron a cuchillo y el sueco, de más amplia zancada, se hizo con los honores ante la resignación de Haymanot, que se había presentado en la cita valenciana aportando la segunda mejor marca con 28.11. No estuvo tan fino para repetir y eso le costó los honores del podium. Leanderson fijó el reloj en 28.41, apenas dos segundos por delante de su rival.

La hermana pequeña del Maratón sorprende al bajar los tiempos tanto en hombres como en mujeresEl apretado final entre el ganador y el segundo levanta al público de la tribuna de sus asientos

En chicas, la cosa discurrió por un cauce más pausado. Abreha -etíope- le sacó tres segundos a la keniata y favorita Susan Jeptoo. Un poco más distanciada cruzaba la meta la marroquí Atanane.

Por detrás, miles de corredores felices por saborear una porción de un trazado rápido -se sale paralelo al Maratón- y confortable.

 

Fotos

Vídeos