Abadía enfila hacia Glasgow

Toni Abadía, en pleno esfuerzo ayer en el Luis Puig de Valencia. / Irene Marsilla
Toni Abadía, en pleno esfuerzo ayer en el Luis Puig de Valencia. / Irene Marsilla

El fondista logra la mínima para el 3.000 del Europeo junto a Jesús Gómez y David Palacio; en el 1.500 lo consiguen Marta Pérez, Soli Pereira y Esther Guerrero «Paso más tiempo en Valencia, por mi novia, que en Zaragoza», asegura el maño

FERNANDO MIÑANA VALENCIA.

Sudoro y sonriente, Toni Abadía deja los clavos en el suelo para firmarle el dorsal a unos chavales que se habían metido en las entrañas del Luis Puig en busca del botín. Por allí pasa, al trote, calentando, Solange Pereira, que esquiva la bolsa de un salto y justo después le pregunta: «¿Qué has hecho?». Abadía se gira y le grita «¡7.47 (7:47.60, en realidad)! La mediofondista se aleja, pero aún da tiempo a escucharle algo más: «¡Qué cabrón!». Es la admiración por el atleta total. Un hombre que en octubre, en Valencia, corrió en 61.15 minutos en su debut en el medio maratón. Que el domingo corrió, en el norte, el cross de Elgoibar y que mañana, ahora en el sur, disputará el de Itálica.

Abadía venía a Valencia con la idea de tirar del grupo para que David Palacio, su compañero en el grupo de José Luis Mareca, lograra la mínima (7:56.00) para el Europeo 'indoor' de Glasgow. Y sí, el atleta del Fent Camí Mislata lo consiguió (fue el tercer español con su mejor marca de siempre, 7:54.33), pero también Jesús Gómez (7:48.76, también su plusmarca) y, por supuesto, Abadía, que firmó su segundo mejor tiempo de todos los tiempos (tiene 7:46.36 desde 2014).

Verse tan bien le hizo desviar el rumbo. «Lo primero que voy a hacer es llamar a mi entrenador y decirle que quiero preparar el Europeo (del 1 al 3 de marzo) y luchar por un buen resultado en la final después de pelear por una de las plazas en el Campeonato de España».

En abril, tras la pista cubierta, disputará la Copa Ibérica de 10.000 metros en Burjassot

Se sintió en forma porque otro de sus propósitos era correr fuerte el tercer mil e hizo en torno a 2.30. Quizá por eso consideró que tiene margen de mejora y que su plusmarca puede caer este invierno. Después tocará un breve descanso y volver a la carga porque en abril quiere estar en Burjassot para disputar la Copa Ibérica de 10.000 metros. Abadía viene cada vez más a menudo a esta tierra. «Mi novia, Silvia Sanz, es de Massamagrell y ahora paso más tiempo en Valencia que en Zaragoza», explica entre risas. Pese a su gran debut en medio maratón, Abadía no altera su hoja de ruta. En los Juegos de 2020 quiere correr el 10.000 y dejar el maratón para los de 2024.

Soli Pereira, la del «¡qué cabrón!» a Toni Abadía durante el calentamiento, también logró la mínima para el Europeo en el Gran Premio Ciudad de Valencia. La atleta gallega fue segunda en el 1.500 logrando también mejorar su marca personal (entra en el top-10 español de todos los tiempos con 4:10.39) tras Marta Pérez (4:10.10), que demostró su superioridad en la última vuelta, y por delante de Esther Guerrero, que fue quien hizo el trabajo sucio tirando la mayor parte de la prueba. La atleta catalana se llevó su recompensa con otra marca personal (4:10.81) y la tercera mínima para el Europeo.

 

Fotos

Vídeos